Nadie habla de los jardines paralizados

Los tres jardines de infantes que se comenzaron a construir en La Pampa quedaron a medio hacer, paralizados y abandonados. Ninguna voz oficial salió a informar a la sociedad a pesar de que el anuncio de las obras fuera realizado por el propio presidente de la Nación en una visita a Ingeniero Luiggi en mayo de 2016 en el marco de un ambicioso proyecto de realizar tres mil jardines en todo el país.
La estrategia comunicacional del gobierno nacional descansa básicamente en el incondicional apoyo que le brindan los grupos mediáticos más poderosos del país, especialmente la televisión. Solo así puede entenderse esto que está ocurriendo en La Pampa en donde las tres obras están paralizadas y nadie en el gobierno se sintió en la obligación de dar a conocer los motivos. Ni siquiera los dirigentes locales del macrismo han hablado del tema que sí viene siendo cubierto por los medios pampeanos.
Saber que cuenta con tan poderosos guardaespaldas es lo que le permite al macrismo proceder con semejante nivel de displicencia. Un ejemplo desopilante es lo que acaba de suceder en la ciudad de Buenos Aires en donde su jefe de gobierno inauguró un parque recreativo para niños con una falsa pileta de lona celeste que simulaba tener agua desde la altura en que filmaban los drones. Si este bochorno hubiera ocurrido con el gobierno anterior los grandes medios habrían estallado en feroces críticas durante días o semanas.
Lo mismo sucede con cada uno de los temas de la agenda política. Por estas horas se conoció que la inflación durante 2017 fue del 24,8 por ciento, muy superior al prometido por el gobierno. Bajo el kirchnerismo el aumento de los precios fue motivo de permanente hostigamiento por parte de la prensa porteña, esta vez en cambio fue una más entre tantas informaciones del verano. Muy pocos medios recordaron las expresiones del presidente cuando afirmaba en campaña que la inflación era producto de la "incapacidad" del gobierno y que para él sería "muy fácil" bajarla. En los dos primeros años de mandato el macrismo lleva acumulada una inflación descomunal del 70 por ciento, pero ahora Clarín y La Nación dejaron de practicar el "periodismo de guerra" que usaron a gran escala contra el kirchnerismo.
La tragedia del submarino San Juan estuvo también filtrada por el blindaje mediático que se encargó de disimular la insólita desorganización informativa del ministerio de Defensa y de la propia Armada Nacional, ocultando o ignorando hechos. El colmo de la incompetencia oficial fue la forma en que el gobierno se enteró de los detalles de la muerte de la tripulación: a través de un periódico francés, que lo supo de la Marina estadounidense antes que la Armada Argentina que -en palabras propias- se enteró por los medios. A esta extensa lista de torpezas debe sumarse la inadmisible demora en declarar el duelo nacional ante una tragedia que lo reclama más que justificadamente. Ni siquiera esa muestra de respeto por el dolor de los familiares tuvo el tino de mostrar el gobierno ante un coro de periodistas que siempre prefiere mirar para otro lado.