Chile: represión con armas israelíes

Chile es un campo de pruebas para las armas de Israel que contribuye a su lucha contra la población mapuche y las movilizaciones contra la Constitución de Pinochet.
RAMONA WADI
La imposición de un estado de emergencia y toques de queda por parte de Piñera en Chile generó comparaciones con la era de la dictadura, ya que los militares se embarcaron en una escalada de violencia contra civiles que incluyó asesinatos, palizas y tortura sexual. La criminalización de la resistencia en Chile tiene sus raíces en las leyes antiterroristas promulgadas por Pinochet y que los gobiernos posteriores utilizaron contra la población indígena mapuche.
Al igual que en la era de la dictadura de Pinochet, Israel sigue vendiendo tecnología militar y de vigilancia al gobierno chileno. Desde la era de la dictadura, la Agencia Central de Inteligencia de EEUU (CIA) predijo que Chile continuaría comprando armas a Israel con "poco riesgo de enojar a los estados árabes, siempre y cuando mantenga sus vínculos con Tel Aviv de bajo perfil" y evite pronunciamientos sobre Medio Oriente.

Nuevos socios.
Con EEUU ganando una posición sólida en América Latina debido a su respaldo a las dictaduras militares, Chile, que reconoció a Israel en 1949, fue un objetivo primordial para el gobierno israelí. Al aumentar la preocupación de la comunidad internacional por las violaciones de los derechos humanos en Chile, EEUU se vio obligado a imponer un embargo de armas en 1976 a pesar de haber respaldado el golpe de Pinochet. Aunque es posible que la CIA eludiera la decisión del Congreso de EEUU, Israel estaba en una posición privilegiada para intervenir y llenar el vacío, convirtiendo a Chile en uno de sus principales compradores de armas en la región.
Un documento desclasificado por la CIA revela que de 1975 a 1988, Israel vendió sistemas de radar, misiles aire-aire, equipos navales, aviones y sistemas antimisiles a la dictadura chilena. Una de las razones por las cuales Pinochet eligió a Israel, además de las armas sofisticadas y la admiración por el ejército israelí, fue el hecho de que "Tel Aviv no ata las cadenas políticas a sus transferencias". Esto último fue importante para Pinochet al igual que la doble postura de Israel: sostener en público el apoyo a un retorno a la democracia en Chile al tiempo que suministraba armas a la dictadura.

Leyes comparables.
En la era posterior a la dictadura, los gobiernos chilenos conservaron la Constitución de Pinochet. Las leyes antiterroristas que Pinochet usó para detener personas sin presentar cargos fueron aplicadas a la población mapuche. La legislación es similar a la que Israel aplica contra los palestinos, encarcelándolos sin cargos ni juicio y renovando la orden de detención periódicamente. La criminalización de Chile de la resistencia mapuche traza paralelos a la opresión israelí de la resistencia palestina. Ambos pueblos indígenas enfrentan luchas comunes y opresores similares.
En 2018, los ejércitos israelí y chileno firmaron nuevas iniciativas de cooperación militar. El acuerdo fue firmado en Chile por el mayor general israelí Yaacov Barak y el general chileno Ricardo Martínez. Durante la visita, Barak viajó con la Brigada de Operaciones Especiales de Lautaro. El excomandante de la Brigada Lautaro, Javier Iturriaga, fue nombrado Jefe de Defensa Nacional por Piñera para dirigir la represión contra las masivas protestas recientes.

Desaparecidos judíos.
Israel comercializa sus armas y tecnología como un campo probado. Los palestinos en Gaza son el experimento humano sobre el cual se prueba la tecnología militar, haciendo que cualquier gobierno que compre armas de Israel sea cómplice de la agresión colonial contra los palestinos. En Chile, esta agresión adquiere una agenda aún más siniestra. La compra de tecnología militar por parte del gobierno chileno a Israel para perseguir a la población refleja la represión israelí de la lucha anticolonial palestina.
Si bien los lazos actuales entre Israel y Chile ya no están ocultos al escrutinio público, las relaciones entre ambos países durante el período de la dictadura siguen siendo clasificadas por Israel. Si bien EEUU ha desclasificado muchos documentos que revelan su papel en el respaldo de la dictadura de Pinochet, Israel mantiene clasificados más de 19.000 páginas de documentos, a pesar de que potencialmente contienen información sobre familiares judíos de ciudadanos israelíes que desaparecieron en la dictadura.

Pacto de silencio.
El ejército de Chile mantiene un pacto de silencio que explica un proceso difícil de obtener información, y mucho menos justicia para los miles de personas torturadas, asesinadas y desaparecidas durante la dictadura. En algunos casos, los documentos desclasificados ayudan a cerrar la brecha. La negativa de Israel a abrir sus archivos relacionados con la dictadura de Pinochet está obstaculizando la justicia para sus ciudadanos, dos de los cuales presentaron una demanda en 2016 por la publicación de los documentos que descubrirían el alcance de la colaboración de Israel con Pinochet, así como probablemente revelarán información sobre dos víctimas ejecutadas y desaparecidas, Ernesto Traubman y David Silberman.
Además de buscar información sobre los asesinatos y desapariciones de sus familiares, Lily Traubman y Daniel Silberman han insistido en que su objetivo final es exponer el alcance de la participación de Israel en la dictadura de Pinochet: "La venta de armas debe estar regulada por la ley y debe haber criterios claros; establecer la prohibición de ventas a países o regímenes dictatoriales que frecuentemente violan los derechos humanos".

Armas "probadas".
Israel ha creado una zona de prueba de armas en Gaza que le sirve para vender su tecnología a gobiernos que también intentan reprimir a sus ciudadanos. "Probado en el campo" dice el Ministerio de Defensa como forma de deshumanizar a los civiles palestinos. En Chile, la situación mapuche es similar: de hecho, se pueden hacer comparaciones en cuanto a la lucha por la liberación contra la explotación, apropiación y violencia colonial y neoliberal.
Durante su campaña electoral, Piñera prometió cambiar las leyes antiterroristas para facilitar la represión de los mapuches. Como las protestas en Chile no muestran signos de disminuir hasta que se anule la Constitución de Pinochet, es posible que Israel encuentre más oportunidades lucrativas en Chile en perjuicio de su población. (Extractado de Orient XXI. Paris).