Un río en vías de desaparición

El río que otrora atravesaba de norte a sur el territorio pampeano, ya casi no existe. El magro caudal que ingresa a la provincia se extingue unos kilómetros al sur del puente sobre la ruta 10. ¿Un destino similar al Atuel?
Tal como denunció la semana pasada la Fundación Chadileuvú, el río Salado - Chadileuvú está en camino de correr la misma suerte que el Atuel: desaparecer del territorio pampeano. Algo de eso ya está ocurriendo. El pequeño caudal que ingresa a nuestra provincia apenas mantiene el cauce en actividad hasta unos kilómetros al sur del límite con las provincias de Mendoza y San Luis, por donde ingresa a La Pampa. Su pequeño escurrimiento le permite llegar hasta el puente sobre la ruta provincial 10 y unos kilómetros aguas abajo ya desaparece.
Ayer, un vecino que viajó al oeste por la ruta provincial 20, la llamada "Conquista del Desierto", paró en el puente de la localidad de La Reforma y fotografió la situación actual del río que hasta no hace mucho cruzaba en sentido norte-sur gran parte del territorio pampeano. Se puede ver el cauce seco, totalmente salinizado, y solo algunas charcos aislados. No hay señales de un escurrimiento de importancia en el último tiempo.
La imagen que sintetiza el estado del río se puede ver a pocos metros del puente 20: la escala limnimétrica rodeada por palos y piedras, sin nivel de agua que medir. Esta escala permite una lectura rápida del escurrimiento... cuando lo hay. Cuando ello ocurre, la altura que alcanza el río es proporcional al caudal que escurre en ese momento. Una simple fórmula permite convertir esos centímetros en metros cúbicos por segundo.

Más represas.
La lenta desaparición del Salado - Chadileuvú es consecuencia de una serie de represas que se están haciendo a muchos kilómetros de nuestra provincia, en su mayoría en la provincia de San Juan. En esa provincia se encuentra el río San Juan, que es el más caudaloso de la cuenca hídrica del Desaguadero - Salado - Chadileuvú. A la represa de Ullún -inaugurada hace más de tres décadas- se le sumó hace unos años el dique de Caracoles, cuyo embalse está en vías de llenado. Esta acción sería la principal causante de la agonía saladina en territorio pampeano.
El panorama se agravará en poco tiempo cuando se termine de construir la represa de Punta Negra, también sobre el San Juan, y más aún cuando se encare El Tambolar, otro embalse previsto sobre este curso.
Junto con estas obras de infraestructura, el aprovechamiento que se hace de este río y otros que integran la cuenca, el hecho de tratarse de un sistema hídrico que atraviesa zonas desérticas o semidesérticas, ser cursos de agua de mediana magnitud, y la ausencia de un comité de cuenca u órgano que administre los usos en forma equitativa para el beneficio de todas las provincias, confluyen en el resultado por hoy por hoy ofrece el río en territorio pampeano.