Permitirán construcción con tierra cruda

(Winifreda/Corresponsal)
La intendenta Marta Berg impulsó esta técnica constructiva cuyos materiales más populares son el adobe y la tapia. "Es una buena opción para solucionar problemas habitacionales", expresó.
El Concejo Deliberante de Winifreda convirtió en ordenanza un proyecto de la intendenta, Marta Berg, que permite la construcción con tierra cruda en toda la jurisdicción de la municipalidad. Los ediles, por unanimidad, derogaron un artículo del código de edificación municipal que prohibía este método constructivo cuyos materiales más populares son el adobe y la tapia fabricados con elementos presentes en la tierra tales como la arena y las arcillas a los que se les agrega agua para hacer un barro moldeable. El Ejecutivo comunal instrumentará los mecanismos a su alcance para promover, difundir y apoyar este sistema constructivo. Además, tendrá que designar un órgano de aplicación que deberá ofrecer la formación básica necesaria a los interesados en construir con dicha técnica y verificará que las obras respeten durabilidad, calidad de terminación y seguridad.
El municipio proveerá los elementos naturales cuando este tipo de construcción sea destinada a viviendas sociales y en caso que su destinatario sea personal de planta permanente o temporaria del municipio se le otorgará diez días de licencia con goce de sueldo para la autoconstrucción de su casa única.
La concejala Marta Bonkowski (Frepam) adelantó que en el vivero municipal se construirán cabañas con tierra cruda para que sirvan de alojamiento y sean un atractivo turístico.
"Desde los tiempos más remotos, la tierra cruda ha sido un excelente material para la construcción del hábitat en todas partes del mundo. En Israel, Turquía y América Latina existen registros de construcciones de adobe y barro que superan los mil años", indicó la mandataria en los considerandos de su iniciativa.
Las provincias más avanzadas en el uso de materiales naturales son Jujuy, Salta, La Rioja, Entre Ríos, Corrientes, Catamarca, Córdoba, Chubut, Río Negro y Buenos Aires. En todas ellas se han edificado viviendas, hosterías, depósitos con presentaciones formales ante los municipios para su aprobación.

Alternativa.
En la jornada de la Red Argentina de Municipios frente al Cambio Climático, celebrada en esta localidad en julio pasado, estuvo presente uno de los principales exponentes de las construcciones naturales en el país, Jorge Belanko, quien abundó sobre los beneficios de este sistema constructivo.
"Emplea entre el 1 y el 5% de energía con relación a los sistemas industrializados (aluminio, hierro, ladrillos cerámicos, cemento). La tierra tiene la capacidad de equilibrar la humedad, temperatura, corriente estática y acústica y por ser un componente natural no necesita fabricación y transporte para su utilización. Además, no contamina al ambiente y es reciclable dado que no genera escombros y se puede reutilizar para una nueva construcción", indicó.
Berg sostuvo que el uso de la tierra cruda "no es sinónimo de pobreza y atraso, al contrario, es una alternativa válida con numerosos beneficios ya que se logran niveles de confort y equipamiento, acompañado por la rapidez y el bajo costo, lo que la posiciona como una buena opción para solucionar problemas habitacionales. Se puede llevar a cabo entre un grupo de personas, generando así trabajo solidario y en familia, revalorizando el hecho de construir su casa propia", finalizó.