Una multitud en la Feria de las Colectividades

En una jornada de intenso calor, más de 35 mil personas
asistieron a la II edición de la Feria de las Colectividades.

La jornada inició pasadas las 10 frente a la capilla María Auxiliadora de Toay con un desfile de autos antiguos en el cual las colectividades organizadoras se brindaron para recorrer las calles de la ciudad.

Ese fue el punto de partida de una actividad que generó la
afluencia de visitantes durante todo el día. El tránsito se mantuvo fluctuando
permanentemente con mucho recambio pasado el mediodía, ya que muchos eligieron
ir a buscar la comida para almorzar en sus hogares y muchos otros aprovechar
las instalaciones del predio.

Una vez en el complejo municipal, 14 stands se dispusieron
frente al escenario con diversas producciones, frente al escenario, sobre el
ala izquierda las delegaciones italianas ofrecía bebidas y comidas típicas.
Frente a ellas, el shawarma de la Asociación Árabe, las lentejas a la vasca, el
pollo a la brostel de los bolivianos o las arepas venezolanas, reunieron a una
gran cantidad de interesados.

El calor fue intenso durante toda la jornada, pese a ello, los tablones y mesas dispuestos por la organización fueron utilizados y transportados hacia los espacios de sombra.

Apertura.

La apertura estuvo a cargo de la banda del regimiento de
infantería mecanizado 6 “Capitán Tocagni” que amenizó la mañana.

Este evento se gestó gracias a la iniciativa de la Asociación Hispano-argentina y las distintas colectividades fueron convocadas para la primer feria. A raíz de ese encuentro este conjunto de descendientes de extranjeros se núcleo a través de una organización de Colectividades Pampeanas. Este año se sumaron nuevas colectividades que enriquecen la diversidad cultural, entre ellos árabes, bolivianos, baskos, alemanes, hispanos, israelitas, italianos (entre umbros, trentinos, benetton), y venezolanos.

El presidente de la comisión de Colectividades Pampeanas,
Omar Assad dijo que “la idea de realizar este evento me llena de orgullo, el
año pasado empezamos a juntarnos y nació esta linda fiesta”.

“El objetivo es muy difícil de responder, todos los que
integramos asociaciones, sentimos un sin fin de emociones cada vez que usamos
las ropas típicas o canciones que nuestros padres y abuelos cantaban, viajamos
hacia nuestra infancia por medio de los sabores”, narró.

“Por un lado nos proponemos compartir esto que nos pasa para contagiar de quienes a otrora dejaron todo y vinieron a la Argentina a iniciar todo, pero por otro, buscamos revivir momentos lindos con quienes ya no nos acompañan”, expresó.

Interés municipal.

En el evento, que fue declarado de interés municipal,
también tuvo la palabra del intendente Ariel Rojas, que recordó que “no
sabíamos hace un año bien de que se trataba pero de inmediato nos pusimos a
trabajar, en aquella oportunidad colmó las expectativas de todos los que
estuvimos presentes y es cierto de que a todos nos resultó poco, pero déjenme
decirles que nos convocamos inmediatamente para ver que se podía corregir para
realizar otro encuentro que pudiera colmar las expectativas”.

“Desde mayo del año pasado comenzamos a soñar con que este
encuentro tenga que ser un éxito y por eso el agradecimiento profundo para
todas las colectividades pampeanas”, agregó y deseó que “ojalá se transforme en
un clásico de la agenda cultural de nuestra provincia”.

Intercambio cultural.

Por su lado, las diversas colectividades catalogaron el
encuentro como “un éxito” y resaltaron la posibilidad de intercambiar con los
asistentes la cultura de sus colectividades.

Angel, representante de la comunidad venezolana, dialogó con
LA ARENA y resaltó que “la gente nos ha tratado demasiado bien. Estamos
haciendo un intercambio cultural importante”.

Además, se mostró “súper agradecido” debido a que “la gente
esta abierta a conocer lo que somos. Venimos de un país que tiene problemas y
cuando llegamos acá, los argentinos nos reciben con tanto cariño y tanto amor.
Se siente que quieren saber cómo somos los venezolanos”.

En ese sentido se expresó Valeria, del Centro Basko Zelaiko
Euskal Exea, quien sostuvo que “la idea es que la gente conozca la cultura de
nuestras colectividades. Este año le agregamos también un stand de cultura” por
”si la gente quiere saber cómo esta formada cada colectividad y dónde está”,
agregó.

Finalmente, Albina, representante de la comunidad boliviana,
resaltó la posibilidad compartir las costumbres y conocimientos. “Esta ropa que
traemos la traemos desde Bolivia. Estos bordados acá no existen, lo traemos de
allá. Esto es un sacrificio de todos”, concluyó.