Un peón preso por irse del hotel sin pagar

A través de un juicio abreviado, el juez de control de General Acha, Héctor Alberto Freigedo, condenó a Hipólito Baldomé a seis meses de prisión de cumplimiento efectivo, como autor material y penalmente responsable del delito de estafa.
En la causa se probó que el imputado, un trabajador rural de 50 años, apodado Cacho, se alojó en el hotel Quehué desde el 19 de mayo hasta el 4 de junio haciéndose llamar Alberto García, procedente del campo "San Jorge".
Durante ese lapso, al saber que era buscado por la policía, se fue sin avisar, sin sus pertenencias y sin abonar 4.250 pesos por el alojamiento y 4.240 por almuerzos y cenas.
El abreviado fue acordado entre el fiscal achense Juan Bautista Méndez, el defensor oficial Marco Daniel Mezzasalma y Baldomé, quien permanece detenido en la alcaidía de General Acha y admitió la autoría del ilícito.
"Entrando a la instancia de individualización de la pena, corresponde imponer a la persona sometida a proceso la sanción solicitada por los presentantes", indicó Freigedo.
Ello, en función de "la naturaleza y características de los hechos consumados, las circunstancias de lugar, tiempo y modo de realización, la conducta previa y posterior del sujeto activo, los medios empleados para su ejecución, la extensión de la afectación al bien jurídico causado y la existencia de antecedentes penales computables".