Primera Estrella Amarilla en una ruta nacional de La Pampa

En un emotivo acto, se colocó ayer por la mañana la primera Estrella Amarilla en una ruta nacional en La Pampa. La señalización, ubicada en la RN 35 entre los kilómetros 345 y 346, es la primera de los 47 pedidos que hay en la provincia que se concreta. "Es la de Sebastián Benítez, en este siniestro de tránsito que ha sido terrible porque además de él perdieron la vida tres personas más: un abuelo, un padre y un hijo", se lamentó Silvia González, presidenta de la Fundación Estrellas Amarillas.

El intenso viento y un clima desfavorable no impidió que los miembros de la ONG pampeana llevaran adelante el acto donde colocaron la primera Estrella Amarilla en una ruta nacional que atraviesa el territorio pampeano. Esta señalización, en conmemoración de las víctimas fatales de los siniestros viales, fue destinada para honrar la memoria de Sebastián Benítez.
Además de los miembros de la Fundación, del emotivo suceso también participaron familiares de Sebastián, autoridades de Vialidad Nacional, de la Agencia de Seguridad Vial de la Nación, de la Policía de La Pampa y del Gobierno Provincial.

"Un caso impune".
La primera en tomar la palabra fue González, quien destacó el trabajo que se está haciendo desde la Fundación, en conjunto con los diferentes organismos estatales. "Habían salido las primeras estrellas en Río Negro y Chubut y ésta es la primera que sale en La Pampa bajo esta nueva normativa. Es la de Sebastián Benítez, en este siniestro de tránsito que ha sido terrible porque además de él perdieron la vida tres personas más: un abuelo, un padre y un hijo", se lamentó la titular de la ONG pampeana, a la vez que señaló que son "tres generaciones que se perdieron en un caso que quedó impune".
"Es un día especial para nosotros y para la familia Benítez" y "por eso queremos agradecer la presencia de Ezequiel Quevedo, que es jefe de la Sección Señalamiento y Planificación en Dirección Nacional de Vialidad, de Fernando Funes, director de Seguridad Vial de la Provincia, el comisario inspector Carlos Puifil, del Departamento Operaciones Policiales", precisó González, quien destacó que "aunque acá somos pocos, esta gente que trabaja por la seguridad vial y para evitar y prevenir sucesos trágicos en las rutas".
Por su parte, Antonio y Teresa, los padres de Sebastián, agradecieron entre lágrimas el recuerdo de su hijo que, justamente este 11 de noviembre, habría cumplido 29 años.

Trabajo en conjunto.
Como representante del Gobierno de La Pampa, Funes celebró el accionar que se lleva a cabo desde la Fundación y señaló que la Provincia, con el impulso del gobernador Carlos Verna, "tomó como política la seguridad vial adquiriendo alcoholímetros, radares, y haciendo todo un trabajo de campo con la Policía de La Pampa con el objetivo de evitar siniestros entre todos".
De esa manera, planteó que para prevenir estos episodios en las rutas pampeanas y del resto del país es necesario "trabajar en conjunto" con los "diferentes estamentos del Estado", como Vialidad Nacional y la Agencia de Seguridad Vial de la Nación, y "con el acompañamiento de las ONG, en este caso, Estrellas Amarillas, que hace un trabajo increíble".
Quevedo, en nombre de Vialidad Nacional, expresó que desde la entidad "intentamos brindar nuestro apoyo a la Fundación y vamos a tratar desde nuestro lugar de aportar todo para que se cumpla con la normativa. La señal de Estrellas Amarillas es considerada parte de política especial que tenemos".
A su vez, destacó la necesidad de implementar diferentes políticas para "concientizar" a la población y destacar estas actividades que son "muy importantes para los familiares de las víctimas".

Trágico siniestro.
El trágico siniestro que terminó con la vida no solo de Sebastián (25), sino también de Cristian Busch (28), Pablo Busch (18) y Carlos Busch (62), tuvo lugar el 12 de enero de 2015, entre los kilómetros 345 y 346 de la Ruta Nacional 35, a unos 12 kilómetros al norte de Santa Rosa y a unos 30 kilómetros de Winifreda.
El fatal desenlace ocurrió cuando dos de las víctimas -quienes ocupaban un WV Senda- estaban empujando su auto sobre la ruta, tras un desperfecto mecánico, y fueron embestidos por otro vehículo -al mando de Marcos Gabriel Bosco- que no alcanzó a observarlos.