Preventiva para un albañil paraguayo

Un albañil paraguayo quedó detenido con prisión preventiva ayer al mediodía, acusado de haber herido a un compañero de trabajo de la misma nacionalidad el domingo a la noche en la planta que el Frigorífico Pico tiene en la vecina localidad de Trenel. La víctima de este ataque, quien recibió un corte en la cara y otro en el tórax, continuaba internado en la Unidad de Terapia Intensiva (UTI) del Hospital Gobernador Centeno de General Pico.
En los tribunales piquenses, el juez de control Alejandro Gilardenghi le formalizó la Investigación Fiscal Preparatoria a Víctor Alvarez González (28 años) por el delito de lesiones graves. Además le dictó la prisión preventiva, aunque por el término de 60 días, y no por los 90 días que dura la Investigación, como había pedido la fiscala Emilia Oporto.
El magistrado también hizo lugar a los demás pedidos de la Fiscalía, dado que dispuso el secuestro judicial de los elementos que decomisó la policía, como el cuchillo que habría sido utilizado para perpetrar el ataque; la remera que usaba el imputado al momento del hecho; y la que vestía al damnificado cuando fue herido. También ordenó que se le practique a Alvarez González un examen antropométrico.

Ataque.
La fiscala relató que el domingo cerca de las 23.30, el imputado mantuvo un altercado con Cristian Guerreño Forcado, de 29 años de edad y de nacionalidad paraguaya, en el predio del Frigorífico Pico, ubicado en uno de los accesos de Trenel. En determinado momento el imputado sacó un cuchillo que se usa para despostar animales, y le provocó a la víctima una herida en la cara que le llega hasta el cuello y otro corte en la zona toráxica. El herido fue trasladado de urgencia al Hospital Gobernador Centeno de Pico, donde se le hizo un drenaje y una cirugía, tras lo cual quedó internado en la UTI. Hasta ayer permanecía estable y se evaluaba su recuperación. Tras el hecho, el imputado descartó el cuchillo, que luego fue encontrado por la policía en la calle.
Oporto además señaló que tanto el imputado como el damnificado son parte de un grupo de trabajadores que viven en dos casillas en el predio del frigorífico, donde realizan tareas de albañilería y mantenimiento. Pertenecen a una empresa foránea que trabaja en distintos puntos del país, y que pronto se trasladaría a la provincia de Córdoba. Por ello, al momento de fundamentar la prisión preventiva, la fiscala remarcó que el imputado no tiene arraigo ni en la provincia ni en el país, y que por ello quedaban configurados los peligros procesales de fuga y obstaculización de la etapa investigativa.

Preventiva.
La defensora oficial Elba Pozze se opuso al dictado de la prisión preventiva tras aducir que la policía ya le había tomado declaración el resto de los testigos (siete trabajadores), y que por ello, no podría entorpecer la investigación. En cambio pidió como medidas sustitutivas una prohibición de salir de la provincia; la obligación de presentarse en sede fiscal; y una restricción de contacto, acercamiento y comunicación con el damnificado y los testigos. El juez entendió que esto no era posible, dado que todo el grupo de trabajadores convive en el mismo lugar. También refirió que la pena en expectativa (podría ser en suspenso) y la falta de arraigo (hace 10 días que llegó a Trenel), fundamentaban el peligro de fuga.
En el cierre de la audiencia el juez Gilardenghi le dictó la prisión preventiva al sospechoso, aunque por 60 días, tras entender que era un plazo razonable y necesario para realizar las diferentes medidas de prueba que fueron dispuestas.