Presentarán un invento del INTA Anguil

En el marco del Programa Nacional de Producción Animal, se desarrollará en la Estación Experimental Agropecuaria INTA de Anguil junto a la asociación civil CREA y la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires (FAUBA), la VI Evaluación de Toros del CREA Cabañas, a partir de abril 2018.
El objetivo es el fomento de las evaluaciones de reproductores como forma de aumentar la eficiencia de los sistemas de producción de carne. La evaluación es abierta a Cabañas que no integren CREA, pero tiene un cupo limitado, por lo cual los interesados en participar deben inscribirse antes del 28 de febrero, enviando un correo electrónico a la dirección: alonsoytrueba@gmail.com
Los cabañeros interesados podrán participar de dos nuevas pruebas: por un lado la prueba de ganancia de peso a corral y, por otro, de una evaluación de eficiencia de conversión. La segunda prueba es la primera que se desarrollará en Argentina con medición individual de consumo, pero con los animales alojados grupalmente, lo que permite conocer la eficiencia de forma individual, mediante equipos generados por investigadores de la Estación Experimental del INTA Anguil.

Comederos inteligentes.
Los dispositivos que se utilizarán en las pruebas son comederos inteligentes, realizados por el equipo de trabajo liderado por el doctor en Ciencia Animal, Aníbal Pordomingo. Cada animal tiene una caravana con un chip en la oreja para poder identificarlo. Cuando el animal ingresa al comedero, hay un lector de caravanas que identifica al individuo y, por medio de una balanza, determina cuánto comió en ese periodo de tiempo.
"Con estos datos se puede obtener información de consumos individuales diarios, promedios de consumos, consumo residual, patrones de comportamiento, etc.", explicó el ingeniero Ricardo Garro, uno de los desarrolladores del dispositivo.

Datos.
Los comederos inteligentes, una tecnología implementada en otros países que los investigadores de la Experimental de Anguil adaptaron al ambiente de Argentina y a las necesidades propias de este territorio, permiten obtener datos que de otro modo sólo serían posibles a partir de un tratamiento individual, que aportaría información sobre un animal aislado, una situación diferente a lo que ocurre generalmente en los sistemas productivos.
Todo esto se suma a la prueba pastoril de toros que se desarrolla por tercer año consecutivo con cabañas de La Pampa.