Parque recreativo recupera su esplendor

En instalaciones del parque recreativo municipal de Winifreda finalizó el viernes, el Pro Vida de verano 2018, que había dado inicio en los primeros días de enero. El predio, ubicado a la vera del acceso oeste, fue reacondicionado por la municipalidad tras las inundaciones que había padecido el año pasado. Después de un fuerte trabajo, se logró recuperar gran parte del lugar para que se pudiera desarrollar la colonia de vacaciones.
En una tarde calurosa para refrescarse en el agua, niños y adolescentes, divididos por grupos de distintas edades, realizaron una muestra de natación para sus padres y así demostraron lo que aprendieron con los profesores y líderes, que estaban junto a ellos.
Más tarde, disfrutaron de inflables acuáticos y compartieron una merienda. Los abuelos del Cumelén también participaron realizando actividades deportivas y de esparcimiento. "El municipio trabajó bastante en este lugar, que fue afectado de manera terrible (por las intensas lluvias otoñales del año pasado), durante dos o tres meses directamente no se pudo entrar por la gran cantidad de agua acumulada", recordó el secretario de Acción Social comunal, Sergio Bellendir, también a cargo del área de Deportes.

Tránsito habilitado.
Al ingresar al parque recreativo se bifurcan dos caminos, que conducen hacia el sector de parrillas, parque infantil, natatorio, salón de fiestas, canchas de padel, rugby y hockey. "Estaba inundado desde donde están las antenas de Telefonía hasta la cancha de padel, era todo una laguna y hace 20 días se habilitó el tránsito en el camino derecho porque el suelo estaba muy blando y no se podía pasar con vehículos. El camino de la izquierda resultó menos afectado", continuó Bellendir.
"Todavía quedan algunos vestigios de las inundaciones en la parte edilicia de la cocina del salón de fiestas donde se rajó una pared. Eso está pendiente de arreglo todavía porque, si bien se hicieron trabajos provisorios para que el espacio esté apto para la colonia, aún hay que esperar que baje el agua de las napas, que en parte todavía están a 40 ó 50 centímetros, de hecho en las canchas de rugby y hockey de noche todavía puede verse el agua brotando del suelo, está húmedo y con barro", agregó.

Restan tareas.
La masa líquida también pudrió las raíces de unos 40 árboles, entre ellos olmos y acacias. Las plantas se secaron, muchas se cayeron encima de parrillas de material, y se extrajeron para evitar accidentes mayores.
"En octubre o noviembre la gran preocupación que teníamos era que continuara lloviendo, si eso ocurría era muy probable que no íbamos a poder organizar la colonia en este lugar con el trastorno que eso nos iba a ocasionar", apuntó. El clima cambió.
"Tampoco es buena tanta sequía, pero como no llovió durante un tiempo prudencial, el agua se evaporó y también se hizo un canal para que se aliviara la salida. Así se pudo poner en condiciones el parque recreativo y los chicos pudieron disfrutar de la colonia de vacaciones como se merecen", señaló.
La comuna también reconstruyó las bases de cemento que sostienen los tanques de agua, que abastecen a los baños y a la cocina del salón de fiestas.
Los empleados comunales aún tienen muchas tareas por delante. Bellendir las detalló. "Deben acomodar el suelo, reforestar, los juegos del parque infantil si bien están en condiciones con el paso del tiempo habrá que cambiarlos, arreglar parrillas y la cocina. Aún no hemos podido llevar a cabo la otra parte de la iluminación de las canchas de hockey y rugby. Tenemos las cuatro palmeras, pero quisieron entrar con la grúa y se encajó. La idea hacer esa obra este año", indicó.