Navidad en el Nuevo Salitral

Los habitantes destacaron que hubo un cambio "de trato" por parte de la comuna tras el cambio de gestión. De esta manera, diferenciaron la postura de Di Nápoli con la adoptada por el ex intendente Leandro Altolaguirre.

Alrededor de 30 familias aguardan con esperanza en el asentamiento "Nuevo Salitral" que llegue la solución definitiva que garantice su única demanda: la casa propia. Y con ese deseo, algunas de ellas pasaron las fiestas allí.

Desde que inició en julio con tan solo tres familias, el asentamiento denominado "Nuevo Salitral" alcanzó a albergar a 180 familias en su momento de mayor auge. En aquel entonces, existían allí unas 146 construcciones, la mayoría fabricadas con paredes y techo de chapas -aunque otras de madera-. Las mismas se encontraban distribuidas en 148 parcelas delimitadas con alambres, hierros, piedras y otros elementos.

Pero, luego de las denuncias presentadas por privados y por la Municipalidad de Santa Rosa, y con el avance en la Justicia de dichas presentaciones, el escenario se modificó y ahora solo alberga alrededor de 20 familias, de las cuales algunas, ante la falta de una vivienda, pasaron la Navidad allí.

Muchas de esas familias han logrado edificar en los terrenos. En una recorrida realizada por un equipo periodístico de LA ARENA, se pudo constatar que en algunos casos se han erigido estructuras mucho más firmes, de ladrillos y de madera. Incluso, algunas de ellas ya instalaron el servicio de televisión digital y hasta armaron la pileta para enfrentar las altas temperaturas de este verano. Por otra parte, las inclemencias climáticas, como fuertes vientos y lluvias, han destruido a las más precarias.

Navidad en la toma

Abigail tiene 22 años y vive en el asentamiento junto a su pareja y su hija de tres años. En diálogo con LA ARENA, comentó que pasaron todo el invierno allí. "Es complicado estar acá. Ayer (por el lunes) no teníamos agua y pudimos conectarla a la tardecita", comentó.

De a poco, la familia fue levantando una estructura de material, con el objetivo de poder sortear el clima, ya sea las bajas temperaturas del invierno o el calor en verano. "Nos están ayudando a hacer la casita de a poco, más que nada por ella, porque se enferma", indicó en relación a su hija.

Ella, junto a su hija y su pareja, pasaron la Navidad en el asentamiento. Y es que alternativas no tiene. Según explicó, antes de llegar al "Nuevo Salitral" vivían en una chacra "que tampoco tenía agua ni nada. Después la señora nos dijo que no alquilaba más, así que tuvimos que salir y nos vinimos acá, no nos quedó otra".

"Hay otro trato"

Mario, por su parte, atraviesa una situación distinta. El actualmente reside, junto a su pareja y sus hijos, en una casa que le prestan. Es conciente de que "recién empezaron" en la gestión y que es una cuestión de tiempo. Sin embargo, también aguarda con esperanza que llegue una respuesta definitiva, ya sea que se le otorgue una casa de barrio o un terreno donde edificar.

Sin embargo, uno de los datos que destacó es el cambio de actitud de la Municipalidad de Santa Rosa tras el cambio de gestión. Según comentó, tuvo un encuentro con el intendente Luciano di Nápoli en el marco de la Feria del Regalo y le pidió que pasará la máquina y limpiara la zona. La respuesta fue positiva y días atrás personal municipal estuvo trabajando en el lugar.

"Ya hay otro trato", destacó, diferenciado la actitud de la actual gestión de la adoptada por el ex intendente Leandro Altolaguirre.

Con respecto a las fiestas, sabe que algunas familias la pasarán en el "Nuevo Salitral" y que él lo hará en la casa donde vive, aunque " después a la noche me vengo a dormir", precisó.