Murió un piquense que estaba preso en San Luis

Un joven piquense que estaba preso en la provincia de San Luis, falleció el lunes a la noche a raíz de las múltiples quemaduras que sufrió luego que se prendiera fuego el colchón de la celda en la que estaba alojado. El hecho ocurrió el domingo a la noche, minutos después que fuera visitado por su padre, quien también está alojado en la misma dependencia del Servicio Penitenciario de la provincia puntana. Ayer a la tarde, mientras sus restos recibían sepultura en el Cementerio de General Pico, sus familiares sostuvieron que fue atacado y prendido fuego una vez que estaba inconsciente.
Según informaron medios puntanos, el lunes a la noche falleció el joven piquense Jesús Emanuel Aguilera, de 21 años de edad, afectado por un incendio en la celda de Unidad Penitenciaria de San Luis, en la que estaba alojado.
El hecho ocurrió el domingo a la noche en la cárcel de San Luis, cuando el joven piquense, que estaba preso tras haber sido condenado a dos años de prisión por haber cometido un hurto, prendió fuego el colchón que tenía en su celda y sufrió quemaduras en la mayor parte de su cuerpo, las cuales además le afectaron seriamente las vías respiratorias.
De manera inmediata se dispuso el traslado de Aguilera al Hospital de San Luis, donde había quedado alojado en la sala de cuidados intensivos, en coma farmacológico. Un rato antes del incendio del colchón, el joven había sido visitado por su padre, que está alojado en otro sector de la misma Unidad Penitenciaria, y se retiró a su celda cuando aún no era la hora de encierro.

Responsabilidades.
En referencia al hecho, el director interino del Servicio Penitenciario Provincial de San Luis, el subalcaide Segundo Jiménez, dijo que Aguilera no tenía motivos para cometer ese hecho.
"Inmediatamente comunicamos lo ocurrido a la jueza Virginia Palacios, quien se constituyó en el Servicio Penitenciario junto con personal de Bomberos, de Criminalística y Policía Científica; mientras que se desarrollan actuaciones administrativas para deslindar responsabilidades internas. No había motivos para que tuviera esta conducta, ya que es un interno con todos los beneficios", explicó.
Además deslindó responsabilidades del hecho al personal policial, al decir que no cabían dudas que el mismo preso había provocado el incendio, dado que se les permite tener encendedores, debido a que la mayoría fuma.

Apuñalado y quemado.
Sin embargo la familia del fallecido descree de la versión policial, y en cambio plantea la existencia de un ataque y pide que se investigue el hecho. Así lo manifestaron ayer a la tarde en diálogo con En Boca de Todos, en el momento en el que lo velaban en las Salas Velatorias de la Corpico.
Su hermana, Noemí Aguilera, contó que desde el interior de la Penitenciaría, un preso que compartía pabellón con el joven piquense, a través de mensajes, le reveló que no se habría tratado de un hecho accidental ni de un suicidio, sino que se había perpetrado un homicidio.
"Le faltaban 4 meses para salir. Tuve una visita ese domingo, a las 5 de la tarde se despidió y antes de eso me contó que tenía problemas y que lo estaban esperando adentro tres personas. No le tomé importancia y después me enteré de esto. Me dijeron que lo apuñalaron y cuando estaba inconsciente le tiraron un colchón y lo prendieron fuego", dijo la hermana del fallecido.
En tanto, Gloria Ponce, madre de Aguilera, aseguró que la reja de la celda se "cerró antes de tiempo", y reclamó justicia, porque señaló que a su hijo "lo quisieron matar".