"Una médula para Vicenzo"

La importancia de donar médula ósea creció en los últimos años a partir de la difusión y de las campañas realizadas por los principales organismos de salud de la provincia. La necesidad de Vicenzo Lonegro, el niño de General Acha que necesita urgente recibir un donante compatible, despertó la solidaridad de los pampeanos.

El niño padece leucemia mieloide crónica filadelfia negativa y su única alternativa es un trasplante de médula que sea 100 por ciento compatible.
"La médula ósea se encuentra adentro de los huesos y es la fábrica de las células sanguíneas: los glóbulos rojos, los glóbulos blancos y las plaquetas", definió el médico Martín Cerda, jefe de Hemoterapia del hospital Lucio Molas. En diálogo con LA ARENA, comentó los pasos a seguir para convertirse en donante y los procedimientos mediante los cuales se puede realizar la extracción de células madres que permitirán curar enfermedades vinculadas con la sangre, como la leucemia.

Donantes.
En la provincia de La Pampa, según estimaciones de Cerda, en lo que va de 2018 se registraron aproximadamente 100 donantes, que se suman a los 500 del 2016 y a los 1.000 registrados en los últimos tres años, estimativamente.
"Las personas generalmente se acercan por el banco de sangre", dijo el profesional. A partir de ese acercamiento, se le brinda información sobre qué consiste la donación de médula ósea. Después, se realiza un cuestionario, el mismo se le hace a un donante de sangre. "Si la persona está apta para donar sangre puede ingresar al registro de médula ósea", enfatizó.

Inscripción.
La inscripción se realiza en todos los bancos de sangre y servicios de hemoterapia habilitados en Argentina. "Para donar médula, se realiza una extracción de sangre y esa muestra es enviada al Instituto Nacional Central Unico Coordinador de Ablación e Implante (Incucai)", comentó el doctor. Para inscribirse como donante, se toma una muestra de 450 mililitros de sangre y es necesario que las personas estén sanas, tengan entre 18 y 55 años, tener un peso mayor de 50 kilos y completar el formulario correspondiente.
Después, la sangre es analizada, y se descarta que el donante tenga enfermedades infectocontagiosas. Además, también se estudia el código genético (HLA) de las células que evalúan la compatibilidad con los posibles receptores. Completados esos procesos, los datos se incorporan al Registro Nacional Argentino y, a nivel internacional.
"El Incucai, cada tanto, envía junto con otros países las muestras de sangre a EE.UU. a fin de cubrir el objetivo genético de varios países. Si el día de mañana una persona que donó médula ósea sale compatible con una persona que precisa en cualquier parte del mundo, se realiza el transplante", manifestó Cerda.

En La Pampa.
Se trata de un registro internacional que permite identificar si existen compatibilidades, desde el punto de vista genético, con personas de cualquier lugar del mundo. En la actualidad los centros de transplantes de médula ósea se concentran en las principales ciudades del país como Buenos Aires, La Plata y Córdoba.
"De acuerdo a mi expectativa ojalá que podamos tener próximamente uno acá en La Pampa", enfatizó el especialista.
Si el donante, dada su compatibilidad genética, resultase necesario para alguna persona, la persona deberá reafirmar su carácter de donante. Implica, confirmar la decisión, y el Registro coordina un encuentro con el equipo médico. Si bien, el donante debe trasladarse hacia alguno de los centros, los gastos corren por cuenta del Estado.

El proceso.
Existen dos métodos de extracción de médula. Por aféresis, que es una práctica ambulatoria donde se aplica una vacuna diaria en el brazo, durante 5 días. Se busca estimular la salida de las células madres al torrente sanguíneo para poder extraerlas por las venas. "Es un procedimiento donde la persona está relajada, con un médico que le habla mientras se hace la extracción con una máquina", remarcó Cerda.
El otro procedimiento es por punción en las crestas ilíacas -un hueso ubicado en la parte posterior de la cadera-, se realiza bajo anestesia general y requiere de un día de internación. "Es menos utilizado porque la persona recibe anestesia en la cadera, y puede terminar dolorida", comentó Cerda.

Sin riesgo.
El transplante de médula ósea no implica riesgos para los donantes. Una de las propiedades de las células progenitoras hematopoyéticas (CPH), es que poseen la capacidad de originar todos los tipos celulares de la sangre -glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas- y permite curar enfermedades en la sangre.
"Las células extraídas se autorregeran en una persona sana", mencionó el jefe de Hemoterapia.
El Registro Nacional de Donante de Células Progenitoras Hematopoyéticas es la entidad Argentina que se encarga de la incorporación de donantes de células, que se van a utilizar en el tratamiento de enfermedades que indiquen transplante. Todos los registros de donantes de todos los países se agrupan en una única entidad, la Red Internacional BMDW.

Campaña de estudiantes
Un grupo de estudiantes del Colegio Secundario 20 de noviembre de Macachín organizó "Donantes hasta la médula". El objetivo es "informar, generar empatía y concientizar a las personas sobre la donación de médula ósea". El equipo está conformado por las estudiantes Tahyhanna Lambrecht, Milagros Poeig y la profesora Natalia Rodríguez. Realizan tareas de divulgación sobre la temática en distintos medios de comunicación, reparten folletería en vía pública y comparten información en Facebook.