Más de 3.000 operaciones de corazón

El Departamento de Cirugía Cardiovascular del Sanatorio Santa Rosa está de cumpleaños. Ayer se cumplieron 20 años de las dos primeras intervenciones cardíacas con circulación extracorpórea realizadas en Santa Rosa. Al día de hoy, el Servicio ya concretó más de 3.000 intervenciones. El deportista santarroseño Rodolfo "Fito" Datri fue uno de sus pacientes.

El Servicio de Cirugía Cardiovascular del Sanatorio Santa Rosa comenzó a gestarse en el año 1997 de la mano de la doctora Analía Molteni, por ese entonces jefe del Servicio de Cardiología, y tomó impulso en los últimos meses de ese año. El 10 de febrero de 1998 se concretaron las dos primeras intervenciones. De allí que esta fecha se tome como el día 1 del Servicio.
"Nosotros empezamos directamente haciendo todo tipo de intervenciones cardiovasculares", remarcó Rigutto en una charla con LA ARENA al cumplirse los 20 años. Aquel 10 de febrero también cayó sábado. Había dos operaciones programadas pero por ser todo nuevo, los profesionales no sabían si podrían concretarlas en la misma jornada. Finalmente pudieron hacerlo.
"La primera operación fue un triple by pass, y la segunda operación fue practicada a un árbitro de la Liga de Fútbol Pampeano, Alberto González, que era un paciente que estaba internado por una endocarditis bacteriana, que es una infección severa intracardíaca de la válvula aórtica", precisó.
Esa segunda operación ya fue de alta complejidad, "o sea que desde el primer momento largamos con operaciones complicadas", valoró el cirujano. En los meses previos al debut, desde octubre de 1997 hasta febrero de 1998, "habíamos estado trabajando en el equipamiento y en todos los detalles. Fueron tres meses en que pulimos todos los detalles, de mucho trabajo, arduo, para largar con la máxima complejidad".
"Habíamos planificado todo al milímetro, no dejamos ningún detalle librado al azar", recordó. "Además de haber traído un equipamiento altamente sofisticado para la especialidad, estuvimos coordinando y controlando hasta el último detalle".
"Es decir que cuando se largó, estábamos a la altura de cualquier centro de alta complejidad de Buenos Aires", evaluó.

20 años no es nada.
Al cumplirse dos décadas, el Servicio acredita 3.086 intervenciones y se ha convertido en un Centro de Derivación Regional que recibe pacientes no solo de nuestra provincia sino también de provincias vecinas. Entre 1999 y 2006 hubo también una intensa llegada a Santa Rosa de pacientes derivados por el PAMI de Bahía Blanca. En vista de la necesidad de atender esa demanda, el Servicio pampeano se expandió hasta la ciudad bonaerense, donde se creó un servicio similar en el Hospital Italiano.
"Nosotros atendemos casos de alta complejidad; son casos de alto riesgo, complejos desde lo quirúrgico, y no hacemos excepción a ningún caso. Se opera al que se tiene que operar", señaló el profesional.
Ayer por la tarde, como pequeño recordatorio de esta fecha, Rigutto pasó a visitar a Rodolfo "Fito" Datri por su casa de la avenida Luro y juntos recordaron algunos pormenores de aquella operación.

Doble reemplazo.
Rodolfo "Fito" Datri se operó el 5 marzo de 1999, cuando el Servicio ya había cumplido su primer año de vida. "Ya habíamos hecho unas 30 operaciones", estimó Rigutto.
Para 1997 Datri ya había decidido dejar de correr aunque seguía practicando la actividad. "Tenía miedo de sufrir una quebradura", contó a LA ARENA. "Yo me había caído infinidad de veces en el pelotón, pero nunca me había quebrado".
Para ese momento ya había aparecido una pequeña arritmia que consultó con Horacio Martínez Gossio, un médico que también participó activamente en la creación del Servicio de Cirugía Cardiovascular. "Me dijo que siguiera andando, pero tranquilo".
Un día entre fines de 1998 y 1999, Datri había salido con el pediatra Taborda -"mi médico de cabecera", dice, riéndose- y Arturo Litterini. Pese a que se habían prometido no "correr" ni a motos ni a camiones, Taborda y Litterini no resistieron la tentación y salieron tras una moto. "Por allá, miran para atrás y me ven a mi sentado en el pavimento. Se volvieron como tiro".
"Resulta que yo no había sentido nada previamente. Pero sentí que algo raro me pasaba y cuando me bajo de la bicicleta, me desmayo", recordó Datri.
Lo trajeron en una camioneta al Sanatorio Santa Rosa y allí fue que Martínez Gossio le dijo con claridad: "Fijo, acá hay que operar", según relató el paciente. "Y bueno, métanle entonces", fue su respuesta. Cuando le preguntó qué cirujano le recomendaba, Martínez Gossio le mencionó a Rigutto. "Y así caí en las manos de él", recordó, también entre risas.
"La situación de Fito era delicada", repasó Rigutto. "Tenía una estenosis aórtica severa, con una válvula totalmente calcificada y obstruida, que no permitía el paso de sangre". Para la gravedad del cuadro, los síntomas habían sido pocos.
La operación fue de doble reemplazo valvular porque se hicieron dos intentos de colocar la válvula mecánica. En el primero, se intentó con una de 27 milímetros, que resultó grande para la anatomía de Datri. "Queríamos ponerle la mayor posible por su condición de deportista", recordó el cirujano. Finalmente se colocó una de 25 milímetros, que también es una válvula grande
Datri permaneció seis días internados y a la semana siguiente se fue tranquilamente a su casa. Desde entonces a la fecha, no ha vuelto a presentar dolencias cardíacas. De hecho, la única dolencia que lo aqueja es un inconveniente en un tobillo, que ahora se quiere expandir hacia el otro, y que le dificulta para caminar.

"De alto vuelo".
La operación de corazón de Rodolfo "Fito" Datri fue una cirugía "de alto vuelo", según Rigutto, por la complejidad que revestía la intervención y por el avanzado estado de calcificación que presentaba una de las válvulas, que prácticamente había dejado de funcionar.
"Además Fito era un paciente muy querido en toda la ciudad, y especialmente en el ambiente deportivo del ciclismo", recordó Rigutto, quien encabezó esa operación. "Además era amigo y paciente del doctor Horacio Martínez Gossio, fue un colaborador pleno de nuestro servicio, un impulsor y nos apoyó muchísimo en los comienzos", acotó.

Desde dentro del quirofano.
LA ARENA siguió muy de cerca aquellas primeras intervenciones. En la de “Fito” Datri, un cronista y un fotógrafo estuvieron dentro del quirófano y reflejaron la complejidad de la intervención. Paradójicamente, los trabajadores de prensa ignoraban que el paciente que tenían a pocos metros pertenecía a una familia vinculada íntimamente a este diario. “El diario fue la cuarta pata nuestra; la tercera mano, en el sentido en que estuvo desde el primer minuto acompañando este tipo de operaciones”, destacó Rigutto.

Centro de Derivación Regional
El Departamento de Cirugía Cardiovascular fue creado por el Servicio de Cardiología del Sanatorio Santa Rosa en octubre de 1997 a través de su jefa de servicio, la doctora Analía Molteni, y los doctores Ricardo Arenas y Daniel González Savioli.
Además de esos profesionales, integran el Departamento de Cirugía Cardiovascular los circujanos cardiovasculares Jorge Rigutto, jefe de Departamento, Claudio Medina y Marcelo Guangiroli; anestesistas cardiovasculares Juan Carlos Armagno (recientemente jubilado), Daniel Morales, Alberto Sidebotton y Nicolás Altolaguirre; y perfusionista y técnico en circulación extracorpórea Oscar Giménez. Posteriormente se incorporaron los doctores Marcelo Allochis, Facundo Dossat, Fabio Russo, Luciano Fernández y Facundo Farías en el Departamento de Recuperación Cardiovascular y Terapia Intensiva.
A estos profesionales hay que sumarle el Departamento de Kinesiología Posoperatoria, a cargo de los licenciados Eduardo Sardiña, Marcelo Zárate y Héctor Tecilla. Completan la totalidad del equipo quirúrgico las instrumentadoras especializadas y todo el personal de Enfermería especializado, además del Departamento de Hemodinamia y Cardiología intervencionista, cuyo jefe es el doctor Leonardo Novaretto.
Salvo puntuales excepciones, la totalidad de los profesionales mencionados dieron origen a este servicio y 20 años después siguen en la actividad diaria del mismo.
Desde febrero de 1998 a la fecha se realizaron el Sanatorio Santa Rosa 3.086 cirugías cardíacas con circulación extracorpórea, a las que deben sumarse las concretadas en Bahía Blanca.
Desde el año 2006, los mismos cirujanos cardiovasculares desarrollaron el Servicio de Cirugía Cardíaca de Hospital Italiano de la ciudad de Bahía Blanca, incorporando además moderno equipamiento para asistencia circulatoria mecánica posoperatoria (corazón artificial - bombas de perfusión centrífuga) y transplante cardíaco.