Llegó la nueva electrobomba

La electrobomba sumergible, marca Flyhgt de 300 HP de potencia, que se instalará en la laguna Don Tomás para potenciar la capacidad de trasvase de agua al Bajo de Giuliani, llegó ayer a la ciudad de Santa Rosa. Así lo informó el municipio local a través de un parte de prensa difundido en horas de la tarde.

El nuevo equipo realizará las tareas de trasvase entre el cuenco mayor del Parque Don Tomás y el bajo ubicado al sur de la capital provincial y al este de la ruta nacional 35. Reemplazará a la bomba que durante ocho meses cumplió esas funciones, aunque en este caso la cañería irá enterrada a lo largo de la Circunvalación y no en la superficie como ocurrió hasta el 27 de diciembre último.
La electrobomba sumergible tiene un peso aproximado de 3.750 kilogramos y junto con ella llegó también el correspondiente Tablero Protector de Comando y Control y un primer envío de tubos PEAD de 600 milímetros de diámetro, que formarán parte del tendido de 2.100 metros de longitud que se estima colocar por debajo del nivel de la calzada asfáltica, pasando por el cantero central de la Avenida Circunvalación Santiago Marzo Oeste, hasta conectar con el canal a cielo abierto que bordea el Barrio Escondido, hasta llegar al Bajo Giuliani.

Tres veces más.
El nuevo equipo permitirá contar con una capacidad de bombeo promedio de 2,5 millones de litros por hora, a los que se sumarán los 1,4 millones de litros/hora que en promedio pueden bombear en conjunto las dos pequeñas electrobombas Marca KSB de 150 HP, que ya se encuentran operando en el Parque Don Tomás. El municipio informó que los 3 equipos bombeando en paralelo triplicarán la capacidad de bombeo que tenía la bomba proveniente de Vaca Muerta, desinstalada la pasada semana.
Para su instalación, las autoridades de la ciudad realizarán una serie de obras civiles sobre la toma del canal de aducción del cuenco principal de la laguna Don Tomás, la instalación de los nuevos tableros de comando del equipo, y la instalación de una nueva subestación de energía, que permita alimentar de electricidad tanto al nuevo equipamiento como a las dos antiguas bombas existentes.
En cuanto a los costos que demandó el nuevo equipamiento, se detalló que para la adquisición de la nueva eletrobomba más su tablero de comando se invirtió un monto que rondó los 140 mil dólares, mientras que para la compra del total de 2.100 metros de tubería que se deberán colocar, la inversión rondó los 5 millones de pesos. El municipio estimó que la nueva bomba podría comenzar a operar en el mes de marzo, justo a tiempo para el inicio de la temporada de lluvias otoñales.