La historia de la pampeana que recorrerá Europa y África en bicicleta

"Fabi", como le dicen los amigos a Fabiana Torres, ya demostró, con hechos, que no le tiene miedo a nada. Que no hay montaña, curva, ruta ni persona que le inyecte el virus del temor. Todo lo contrario. Como ser resiliente, demuestra, de manera empírica, día a día, que tiene con que.

Fabiana es una empleada estatal de Toay como cualquier otra. Pero no es como cualquier otra. La vida, en un momento, le pegó una certera cachetada en el medio de la cara y, el impulso, le dio fuerzas, a nivel inconsciente, y cociente, para dejar grabado en el mundo una enseñanza muy clara: nada de hablar...hacer.

ENFERMEDAD.

Torres sufrió en el 2011 un ACV isquémico que la puso al borde de la muerte y le cambió la vida. Su rutina empezó a tejerse entre turnos, médicos, sanatorios, diagnósticos, y el trato distante de los médicos.

Pero determinó darle una vuelta de tuerca a la cosa y el deporte fue el medio para un fin claro: salir de la oscuridad camino directo a la luz de la esperanza.

Primero se subió a una bici, y luego nadó en piletas climatizadas de Santa Rosa. Pero había algo que no estaba bien. Su búsqueda de la libertad era más intensa y le picoteaba el alma.

Y correr, solo por correr, parecía el hecho más concreto en ese momento de su vida. No para huir. Sino para encontrar lo que más deseaba...la libertad.

Corrió 4k, 10 k, subió, incrementó su exigencia hasta lograr disputar, con 49 años, y sin experiencia previa, ultramaratones...pruebas pedestres mayores a los 110 kilómetros. "Si yo pude empezar a correr, cualquier puede correr", resalta.

UNA DE LAS TANTAS COMPETENCIAS QUE PARTICIPO FABIANA TORRES.

Pero "Fabi" no para.

Su voz resuena repleta de entusiasmo y de felicidad a la hora de anticipar su nueva aventura que le infunde profundas ganas de vivir.

Durante febrero de este año, se propuso lo que para muchos sería una odisea.
"Me voy sola a recorrer Europa y África en bicicleta, es un hecho, ya terminamos los preparativos", informa "Fabi" con tono humilde.

La deportista aclara que nunca le fue el autobombo y reconoce a dos personas fundamentales que la ayudaron a concretar la aventura.

Uno es el pampeano Andrés Peterson, quien le ayudó armar la bicicleta, y Favio Giorgio, un rosarino, que está dentro de las ocho personas en el mundo que recorrieron África en bicicleta y que le armó las rutas de viaje.

LA BICI DE FABIANA YA ESTA LISTA.

"Fabi" tiene todo listo. La bici, las rutas, los destinos y los voluntariados que piensa realizar mientras esté en viaje. Vendió la camioneta, la bicicleta de ruta y pidió un año sin goce de haberes en su trabajo.

En la bicicleta, recientemente terminada, llevará 70 kilos de peso, una carpa, bolsa de dormir, una cocina de alcohol, y otro sinfín de cosas.

"La semana que viene tengo un curso de mecánica y acabó de ir al médico especialista que me enseñó a ponerme las inyecciones de suplementos vitamínicos por mi cuenta: allá voy a estar sola y debo ser autogestiva con mi salud", repara.

Y amplía:"Quiero conquistar mi propia libertad, tener un ACV para mi fue una bisagra, y comprendí que la felicidad depende de uno y se construye en lo cotidiano que aceptas y que aprendiste".

LA RUTA.

Fabiana ya le contó a su mamá y a sus dos hijos de la aventura y recibió todo el apoyo y la admiración.

Saldrá en la primera quincena de febrero en avión hacia Madrid donde armará la bici que llevará previamente desarmada.

A bordo de la bici irá de Madrid hasta Roncesvalles y realizará para el norte el denominado "Camino de Santiago" que empieza en los alpes franceses hasta llegar a Compostela.

FABIANA EN UNA DE SUS AVENTURAS DEPORTIVAS.

De Compostela irá hasta Tarifa (España) donde se tomará un barco que la trasladará a Marruecos. Todo está finamente detallado.

En Marruecos dejará un rato la bici para ir al desierto del Sahara con la etnia Bereberes donde se sumará a un voluntariado, al cual ya está inscrita, para fabricar ladrillos.

Luego, emprenderá viaje en bicicleta a Uganda, la "Perla de África" donde irá a una reserva natural donde aprobó para trabajar como cocinera.

"Después, andaré en bicicleta, unos 20 días más o menos, hasta llegar a Kenia y de Kenia a Tanzania", detalla.

En Kenia se sumará a la tribu de los Kalenjin, la tribu más rápida del mundo, y en Tanzania a una nueva etnia a la cual ya contactó a través de sus amigos y de diversos sitios oficiales de Internet. Se trata de los Masai donde la mujer cumple un rol preponderante. "Quiero conocer a las mujeres que tienen el dominio de todo", indica.

TORRES SE INSCRIBIO PARA TRABAJAR EN UN VOLUNTARIADO EN MARRUECOS.

AYUDA DE TODOS.

"Fabi" destaca la ayuda que recibe desde hace mucho tiempo cuando se le ocurrió la idea. "Tengo que tener cuidado, y revisar las realidad sociopolítica de cada país porque los conflictos son fluctuantes", dice.

-¿Te da miedo?
-No, para nada. Después del ACV, aprendí que el temor paraliza y no nos permite ser ni avanzar. Mi sueño en viajar, ayudarme al viajar y ayudar a los otros.

"Fabi" se vuelve a trabajar, a su oficina, repleta de sueños, de ganas, y de emprender el viaje. Con cada paso muy bien cuidado, imagina lo que será la aventura de su vida y de la vida de una gran cantidad de seguidores que conocen de sus odiseas en redes sociales.

"Cuando tenés una situación límite, cuando la vida te pone al límite, tenés la posibilidad de mejorar y de mejorarle la vida a los demás...eso me hace tremendamente feliz y no tiene precio", completa la aventurera pampeana.