Ola de inseguridad en Eduardo Castex: no se salvó ni la iglesia

La ola de inseguridad incluyó un robo en la Iglesia "Sagrado Corazón de Jesús", donde presumiblemente un joven habría sustraído herramientas y las habría comercializado en el mercado negro a una persona de esta localidad.

Las versiones recogidas indican que el subcomisario Marcelo Cortés tomó licencia, y se desconoce quién está a cargo de la comisaría departamental de Eduardo Castex, pero se perciben menos patrullajes en distintos sectores urbanos y quejas de los vecinos por la falta de controles de los ruidos molestos, entre otros motivos.
Los índices de delitos fueron reducidos por la policía castense con dos polémicas herramientas: ocultar los ilícitos y aconsejar a los vecinos -en casos de hurtos o delitos menores y hasta situaciones de violencia familiar- que no radiquen las denuncias para evitar tener que trasladarse para prestar declaración en el Centro Judicial de Santa Rosa.
Encima, algunas voces de la dependencia policial se levantaron porque salieron "los movimientos de fin de año" en la fuerza policial, y no enviaron un reemplazante para el oficial Javier Resch que pasó a desempeñarse en la comisaría de Caleufú. "No asignaron ningún segundo" para Cortés, confiaron fuentes policiales. Y relativizaron -¿a modo de justificación?- la falta de patrullajes y controles urbanos con el deterioro de los móviles.

Ataque a la Iglesia
En la Iglesia Sagrado Corazón de Jesús le robaron -el lunes- a un albañil que se encontraba realizando trabajos en el céntrico edificio, que incluso se encuentra muy cercano a la comisaría.
Algunas versiones indican que el albañil se retiró al mediodía, y cuando regresó "a la tarde" ya no encontró la amoladora y un taladro, entre otros objetos. El autor del robo sería un joven que habría vendidos las herramientas en el mercado negro a otro vecino, quien posteriormente acercó el equipamiento a la comisaría.

Otros hechos
La falta de controles y patrullajes urbanos, deriva en situaciones impensadas. Durante la madrugada de ayer, una persona se encontraba en la vía pública realizando amenazas con un arma de fuego. Los vecinos dieron aviso a la comisaría. Cuando concurrieron los agentes, el joven intentó escapar, pero fue demorado. Intentó agredir con un arma blanca a un efectivo.
El policía se cayó y la motocicleta lo aprisionó contra el suelo. En ese momento el exaltado joven lo intentó agredir, pero llegó otro móvil policial que permitió que desistiera de la actitud violenta. El acusado quedó detenido e imputado en una compleja causa judicial.
También, una vecina sufrió el robo de una motocicleta, en una vivienda de la calle La Rioja. Los autores serían dos jóvenes. Y ayer fuentes policiales convocaron a algunos medios de comunicación para registrar un allanamiento en la zona norte, donde pretendían recolectar pruebas. La moto ya se encontraba en un taller local, donde habría sido trasladada por los acusados.