Incendios y corte del Atuel complican el turismo pampeano

Los incendios rurales, ampliamente publicitados a través de los canales porteños -que cabe decir no suelen mostrar imágenes de nuestra provincia con hechos auspiciosos-, actuaron en los últimos días como una traba para el turismo que ofrece productos de La Pampa.

En este diario se informó que este año se inició con una buena respuesta de la actividad en distintos puntos de la provincia; y el subsecretario de Turismo llegó a expresar que el comienzo "estuvo muy bien". Lautaro Córdoba hizo hincapié que "con esta novedad del río Atuel, toda la zona del oeste encabezada por Algarrobo del Aguila se vio conmocionada".

Oferta pampeana.
Cabe recordar que el municipio de Algarrobo del Aguila trabajó para mejorar la infraestructura del lugar, invirtiendo en la formación de una costanera, y miradores; además de haber instalado algunas cabañas que sirven para albergar a los visitantes. Aunque pronto Mendoza hizo lo suyo, y aguas arriba creo también su propia "playa", atentando contra el emprendimiento en nuestra provincia.
El mismo Lautaro Córdoba señaló que también Casa de Piedra "cobró impulso con el tránsito de paso". El mejoramiento de la ruta -aún lejos de lo ideal-, mediante un bacheo realizado en el camino, permitió una mejor transitabilidad.
Otros lugares que también concitaron la atención fueron los balnearios, como el de Uriburu, que sorprendió a más de un desprevenido; y también la conocida laguna de Utracán resultó muy visitada ante los últimos calores.
Otros atractivos son la laguna de Guatraché, con las termas y la Colonia Menonita.

El fuego, un problema.
Lamentablemente los incendios rurales que se vienen produciendo atentan contra centros turísticos tradicionales como Lihué Calel, donde el fuego consumió muchísimas hectáreas, y algo parecido pasa en la zona de La Adela.
Hugo Fernández Zamponi, vicepresidente de la Cámara de Turismo y de la Asociación Hotelera, lamentó la circunstancia del fuego en los campos, cuando se está en un trabajo de "consolidar los productos pampeanos".
No obstante destacó que sigue funcionando un turismo vinculado a "eventos sostenibles", que se realizan en algunos importantes hoteles de la ciudad.
El descanso en estancias, también es muy elegido por los visitantes de fuera de la provincia", completó.

Circuito pampeano.
Por su parte Cristina Nemesio, presidenta de la Cámara de Turismo de La Pampa, coincidió en que "se trata de posicionar el turismo rural", y lamentó los incendios de campos que condicionan la situación.
Destacó que "hay un circuito muy lindo en nuestra provincia", constituido por la Reserva Parque Luro, Quehué (turismo cinegético), Victorica-Leuvucó con "la ruta del indio", y también hay un movimiento "muy interesante en torno a Santa Rosa-Toay, con un periplo en el que la gente se interioriza de la historia de las dos ciudades".
Agregó Cristina Nemesio que "previo a los incendios" los hoteles en general tenían una ocupación de entre un 70 y un 80%, y "aquellos que llevan adelante eventos (La Campiña y Mercure) tienen entre un 90 y un 100% casi todo el tiempo", informó.

Las agencias.
Por otra parte preguntada si las ofertas turísticas que se hacen por Internet atentan contra el trabajo de las agencias de viajes locales, admitió que "en cierta manera sí", pero sostuvo que "la gente sigue confiando en las empresas que tienen a mano, porque si hay un reclamo se tiene a quien hacerlo; y además cuando se sacan los costos finales se advierte que no hay grandes diferencias", concluyó.