"Es inferior a $ 500"

El Obispado de la ciudad de Santa Rosa afirmó que la derogación del convenio existente entre la Iglesia y el municipio "sorprendió a las autoridades eclesiásticas que desconocían el contenido de la misma". Además, en relación al pago de las tasas por servicios públicos, precisaron que el impacto económico "es inferior a $ 500".
Las autoridades de la Diócesis santarroseña, el obispo Raúl Martín y el auxiliar Luis Martín, firmaron un documento en donde aclaran "ante inquietudes planteadas sobre la exención de ABL a la Iglesia Catedral, surgidas por la derogación de ordenanzas municipales de hace más de 40 años, de las cuales solo tomó repercusión mediática la exención de la tasa de ABL a la Catedral".
Allí, sostuvieron que la medida "sorprendió" tanto al intendente, Luciano di Nápoli, a la presidenta del Concejo Deliberante, Paula Grotto, como "a las autoridades eclesiásticas que desconocían el contenido de la misma, y cuya significación económica es inferior a $ 500".
En el comunicado, los obispos hicieron alusión a la decisión unánime que tomaron los concejales de la gestión anterior de dar de baja el convenio que existía entre la Iglesia Católica y la Municipalidad de Santa Rosa. Esto ocurrió en la sesión especial que realizó el Concejo Deliberante santarroseño el pasado 28 de noviembre, donde se derogaron aquellas ordenanzas sancionadas durante los distintos gobiernos dictatoriales que hubo entre los años 1955 y 1983.
Entre ellas, se encontraba la Ordenanza Nº 46 del año 1976, la cual fue sancionada y promulgada por el intendente de aquel entonces, capitán Luis César Aramburu, y estuvo respaldada por el obispo de Santa Rosa, Adolfo Arana.
En su articulado, se aprobaba "en todos sus términos" el contrato suscrito entre la comuna y la Parroquia Catedral de Santa Rosa, "relativo a las prestaciones mutuas de servicios, de acuerdo a las cláusulas del mismo".

Prestaciones.

En el convenio en cuestión, firmado entre el intendente y el cura Mario Chieffallo, la Iglesia se comprometía a prestar sus servicios a la comuna en festividades patrias -Acto Litúrgico o TeDeum-, conmemoraciones oficiales; aniversarios de la fundación de la ciudad o de sus fundadores, oficios de misas recordatorias y bendiciones especiales. En compensación por estas prestaciones, la Municipalidad se comprometía a no cobrar a la Catedral "los servicios de alumbrado, barrido, limpieza y conservación de la vía pública, a su propiedad de calle Avellaneda, designada bajo denominación Manzana D, Solar 14 y 15".
Al ser derogada la ordenanza, la Iglesia deberá pagar por los servicios de alumbrado, barrido, limpieza y conservación de la vía pública de la Catedral, ubicada en el centro de la ciudad.

"Inferior a $ 500".

Los obispos, en referencia al contenido del acuerdo derogado, aclararon que la "significación económica es inferior a $ 500". De todas maneras, ante el impacto mediático y a fin de esclarecer dudas, señalaron que "la Iglesia no hace contraprestación por los servicios religiosos, ni al gobierno, ni a los ricos, ni a los pobres, quienes son los mayores beneficiados por la asistencia espiritual y material que les ofrece habitualmente la Iglesia, como tampoco busca privilegios con respecto a otras instituciones u organismos que busquen el bien común".
Además, los obispos deslizaron lo que podría interpretarse como una crítica a los medios de comunicación, al considerar que "sólo mostrando y a veces magnificando errores y pecados, y ocultando o callando el bien que ofrece a nuestro pueblo, se escandaliza a nuestro pueblo mostrando como grandes prebendas injustas aquellas cosas que, con diálogo y buena voluntad, adquieren solución en orden a sostener una cooperación mutua que beneficie a nuestra gente".
"Apelamos a que en esta Navidad, la simpleza del Niño Dios nos haga ver aquello que nos une y nos impulse a construir juntos una patria de hermanos", completaron.