"Este año se agotarán las reservas de Casa de Piedra"

Debido a la bajante del río los regantes deberán resignar "sectores o cultivos" ya que el agua que recibirán será mucho menos que en otros años. Si el sistema productivo, pese a la crisis, se mantiene es por "el manejo del río".

Corfo, la organización que nuclea a los regantes bonaerenses del río Colorado, advirtió a sus asociados que ante el "ciclo inédito de bajos caudales" del río, deberán resignar "algunos sectores o cultivos" ya que la dotación de agua que recibirán no alcanzará para regar sus parcelas en forma completa. De hecho, anticipó la entidad, "este año se agotarán las reservas del embalse" de Casa de Piedra. Pese a la crisis, la productividad de la zona se podrá mantener "gracias al manejo coordinado del río", según destacó.

Corfo es la sigla de la "Corporación de Fomento del Valle Bonaerense del Río Colorado", una organización de larga data que aglutina a los regantes del sur de la provincia de Buenos Aires que toman agua del río Colorado. Se trata de una de las zonas de riego de mayor extensión del país, que en sus mejores momentos llegó a tener en producción unas 130.000 hectáreas. Las sucesivas crisis hídricas han hecho que esa superficie se vea reducida en los últimos años, una tendencia que en esta temporada promete agravarse.

"La Cuenca del río Colorado, y sobre todo el Valle Bonaerense, están atravesando una situación muy crítica en cuanto a disponibilidad de agua para riego", informó Corfo a través de un comunicado que dio a conocer hace unos días. "Esta temporada de riego será la menor disponibilidad del recurso hídrico, fundamental para la producción en nuestra zona, enmarcada en un ciclo inédito de bajos caudales del río Colorado que comenzó en el año 2010".

Desde ese año a la fecha, "la merma en el caudal del río fue del orden del 40% y este ciclo se contará aproximadamente con un 60% menos que la media histórica de la cuenca", ello a raíz de la baja acumulación de nieve en las nacientes del río. Pese a ello, destacó Corfo, "se ha podido mantener la productividad de la región hasta la campaña pasada gracias al manejo coordinado del río y del sistema de riego, la regulación en Casa de Piedra, las inversiones en la red por parte de los consorcios de riego y de los productores".

Sin embargo, este año la situación llegará a un extremo: "se agotarán las reservas del embalse" de Casa de Piedra y el caudal "es muy bajo para poder mantener las dotaciones de riego de los últimos años".

Esto traerá "consecuencias graves no solo para los productores del valle sino para toda la región, ya que significará una disminución importante de la producción, con la repercusión lógica en una disminución de la actividad económica de la zona", anticipó Corfo.

Resignar hectáreas

La intención de Corfo para esta temporada de riego es "tratar de poder mantener una dotación de riego de 0,33/0,35 litros por segundo y por hectárea en compuerta de canal secundario, dependiendo de los caudales del río" para que cada productor pueda priorizar el riego de sus cultivos y sabiendo que "se deberá resignar de regar algunos sectores o cultivos".

Además se consensuó que la temporada de riego terminará en marzo de 2020 "para poder mantener estas dotaciones de riego".

"Ante este panorama y la posibilidad que en la próxima temporada (2020/21) se vuelva a repetir la situación, por no contarse con reservas en el embalse Casa de Piedra, hace que todos (CORFO, instituciones locales, municipio, provincia, productores y habitantes del valle) tomemos conciencia de la gravedad de la situación y en forma coordinada tomemos los recaudos necesarios para afrontar esta crisis hídrica, económica y social que estamos atravesando", planteó la organización.