El aporte al empleo va en picada: solo quedan 23 Repros

La Subsecretaría de Trabajo de la provincia sostiene que con el macrismo hubo una disminución acelerada del Programa de Recuperación Productiva. La cartera laboral nacional, que dirige Jorge Triaca está abiertamente en contra del sistema.
JUAN JOSE REYES
"Nación ni siquiera consulta a la provincia sus necesidades por los Repro, ya que lo manejan políticamente", afirmó el subsecretario de Trabajo de La Pampa, Marcelo Pedehontaá. El repliegue del Programa de Recuperación Productiva, que se otorga a empresas con conflictos económicos y laborales, preocupa. Es más, el Ministerio de Trabajo de la Nación, a cargo del cuestionado Jorge Triaca, se manifiesta en contra de su uso, pues aduce que genera "competencia desleal" y no descarta su intención de dejar caer el plan.
En La Pampa, el Repro ayudó, hace siete años, a 63 firmas en el pago de salarios a una dotación de personal de 3.600 personas. En 2018, en la liquidación oficial del mes de enero, solo quedaron 23 beneficiarios, todos, del Hotel La Campiña.
El Repro entrega subsidios a empresas regionales con importantes niveles de empleo y que atraviesan situaciones económicas complejas. El monto de la subvención es equivalente a un salario mínimo, vital y móvil y se financiaba con fondos de la Anses.
El año pasado, para reducir su otorgamiento, se introdujeron modificaciones para desalentar a las firmas a pedirlo. De 15 días que duraba el trámite, pasó a tres meses y solo vía web con el propósito de no sostener más fuentes laborales.
Los Repro deberían ser una política permanente para que puedan competir las industrias radicadas en zonas no promocionadas. Aquí ayudaron a frigoríficos, clínicas y sanatorios, industrias, molinos, comercios y hasta cooperativas.

Marcha atrás.
El programa fue creado en 2003 como una herramienta pública para frenar una ola de despidos muy similar a la actual. Ante una situación acreditada de crisis, el Ministerio de Trabajo otorgaba a empleados una suma mensual de hasta un salario mínimo, vital y móvil por trabajador, por un plazo de hasta 12 meses (ahora tres). La empresa, a su vez, debía presentar un plan de recuperación y comprometerse a mantener la totalidad de su planta.
Para el Centro de Economía Política Argentina (CEPA) en 2016, Trabajo solo entregó un 30% de los Repro que tenía. El informe muestra la reducción del otorgamiento del Repro a menos de un tercio, si se miden los montos invertidos a nivel país (pasaron de 1.174.092.576 pesos en 2015 a 359.756.000 en 2016 y a 325.320.330 en 2017).
El Repro lo primero que solicitaba era un estudio de factibilidad y que se pudiera comprobar la situación de crisis. La burocracia y la falta de intención de sostener el programa ya casi lo han sumido en pequeñas ayudas, y lo peor, según el titular de Trabajo de La Pampa, es que "solo es asignado políticamente". "Muchas empresas, ante la crisis de consumo, siguen presentando procedimientos preventivos de crisis, pero cada día se otorgan menos. Al mes de febrero, apenas 23 y sólo a una empresa hotelera de importancia", explicó.

Temor empresarial.
Ya hay pánico en muchos sectores empresariales e industriales de Santa Rosa y General Pico, básicamente frigoríficos, efectores privados, molinos, industrias, comercios, empresas de transporte y hasta empresas radicadas en la zona franca piquense.
Pero, mientras los industriales y comerciantes luchan por conseguir una política de Estado que los ayude a solventar los conflictos laborales que se avecinan con las paritarias y que a su vez les permita incrementar las contrataciones, los gobernadores siguen de cerca la discusión, ya que se acumulan las carpetas de pedidos de subsidios de compañías locales, y esperan que el cuestionado ministro Jorge Triaca defina cuál será el futuro de esta herramienta que ha generado que muchas empresas no se hayan desprendido de personal.

Otro castigo a la provincia
La acelerada disminución en la entrega de programas Repro a La Pampa es uno más de los aspectos en los que nuestra provincia se ha visto relegada desde el desembarco de Cambiemos en la Casa Rosada. Ayer mismo este diario reveló que este año el IPAV entregará la última tanda de viviendas concedidas por Nación durante el kirchnerimo y que este año la construcción de casas sociales será mínima, con lo cual se espera un 2019 que tendrá el nivel de adjudicación más bajo de los últimos 25 años.
De hecho, el máximo referente del PRO en La Pampa, el ex futbolista Carlos Javier Mac Allister, actual secretario de Deporte de la Nación, ha reconocido el fracaso del gobierno nacional en la construcción de los alteos de las rutas nacionales cortadas por las inundaciones y el retraso en las únicas obras que el presidente Mauricio Macri puso en marcha en la provincia de La Pampa, cuatro jardines de infantes en Ingeniero Luiggi, Winifreda, General Pico y Santa Rosa cuya construcción está detenida en la actualidad.
Santa Rosa y General Pico se quedan con 87% del total de las viviendas a entregar. Buena parte están finalizadas pero hay demoras en las entrega por falta de autorización de las obras de red de gas natural. Este año la adjudicación de viviendas será mínima ya que Nación pretende que La Pampa se haga cargo del costo del 33% de las casas a construirse (costo promedio 609.118 pesos cada una). (REDACCION)