Detuvieron a 4 ambientalistas por amenazar al gobernador

El gobernador de Mendoza, Rodolfo Suárez (Cambiemos), quedó en medio de la polémica al conseguir aprobar la autorización del uso de químicos contaminantes para la actividad minera. En las últimas horas cuatro militantes ambientalistas fueron detenidos por la policía acusados de haber enviado mensajes amenazantes al mandatario provincial.
La semana pasada, la Legislatura de Mendoza comenzó a tratar la reforma a la Ley ambiental 7722, primer proyecto del flamante gobernador. En contraposición distintos grupos de militantes ambientales llevaron adelante distintas acciones de protesta, entre ellas "cortes de ruta informativos" y una caravana al Palacio Legislativo.
Sin embargo, los legisladores de Cambiemos lograron imponer la autorización del uso de cianuro y ácido sulfúrico para la extracción minera. Fueron los senadores quienes en primera instancia le dieron media sanción al proyecto. La votación terminó con 29 elecciones a favor y siete en contra. Luego el debate siguió en Diputados, quienes el pasado viernes le dieron sanción definitiva con 36 votos a favor, 11 en contra y una abstención.
El diario San Rafael asegura que fue clave para el oficialismo el acuerdo político que logró con la mayoría de los legisladores del Frente de Todos, quienes introdujeron una serie de agregados a la normativa direccionados a un mayor control sobre los proyectos mineros a ejecutar a partir de la sanción de dicha modificación en la normativa que prohibía dichas actividades.

Amenazas.
Pero en estos días, tras esa flexibilización minera, las diferencias produjeron una nueva alternativa: el gobernador Rodolfo Suárez fue amenazado vía Whatsapp en su teléfono celular.
Ocurrió que alguien accedió al número del celular de Suárez y lo expuso públicamente. A partir de allí el gobernador recibió varios mensajes amenazadores que incluían la foto de una bala. "Hdrmp te vamos a caer en tu casa. No tenés derecho a aprobar la ley. No vas a poder estar tranquilo", rezaba uno. En tanto en otro le dijeron: "El agua no se toca. Un tiro en la cabeza te hace falta".
La Justicia, a través del fiscal Gustavo Fehlmann, y la Policía iniciaron una investigación y el sábado, en varios allanamientos, cuatro personas fueron detenidas. Además, se les secuestraron tres teléfonos desde donde se enviaron los mensajes intimidantes. Según fuentes de la investigación, los apresados son tres hombres son del Valle de Uco y la mujer, de la localidad de General Alvear.