Demuelen la Casa Torroba

Máquinas y operarios empezaron ayer por la mañana a demoler la estructura edilicia de la ex Casa Torroba, en lo que será el primer paso de la remodelación que tendrá esa esquina céntrica de la ciudad.
En el lugar, según se informara en este diario hace varios meses, se levantará una nueva estructura que albergará locales comerciales, con características similares a la que no hace mucho fuera habilitada en la Avenida San Martín y Rivadavia; donde se instaló una firma de venta de artículos deportivos, y un local de una conocida cadena farmacéutica.
Una ordenanza habilitando la expropiación -proyecto del concejal radical Miguel Bravo- fue la que culminó con la decisión de Famularo S.A. (empresa que se dedica al rubro tiendas, de las que tiene varias en distintos puntos del país) de vender la céntrica propiedad.

Locales comerciales.
Un profesional del medio avanzó con la adquisición, y se conoce que su proyecto es construir locales comerciales. Un anterior propósito de levantar un edificio en torre quedó de esa manera de lado.
Fue al asumir la intendencia Leandro Altolaguirre que se iniciaron las gestiones con quien aparecía como propietaria del inmueble, con la intención de darle una función social.
Hubo diversas ideas, como incorporar el sitio a un corredor urbano-comercial de la ciudad, y hasta se planteó instalar una playa de estacionamiento. Una ordenanza actuó a manera de presión del municipio para que Famularo accediera a vender a un profesional que, a su vez, es directivo de una empresa de construcción que tiene dilatada trayectoria en nuestra provincia.
La esquina de Hilario Lagos y Avellaneda, fue comprada a Famularo S.A. por el empresario René Ferrari -socio de la constructora IACO-, pero previamente para habilitar la operación el Concejo Deliberante santarroseño debió derogar la ordenanza que declaraba la esquina "de utilidad pública" para su posterior expropiación.
Ya con la escritura en su poder el nuevo propietario realizó las gestiones administrativas correspondientes para que la municipalidad le diera la autorización para comenzar con la demolición de la antigua construcción, la que empezó a concretarse ayer.

Esquina degradada.
Cabe recordar que el edificio de la ex Casa Torroba hace años permanece prácticamente abandonado, y no fueron pocas las quejas de los vecinos que vieron cómo se fue degradando en sus techos y paredes -hubo partes de mampostería que llegaron a caerse-, cómo crecían los arbustos dentro del predio, y los roedores se paseaban de manera tal de tornarlo en un sitio indeseable.
La oscuridad del espacio cuando llegaba la noche también resultaba reprochable por parte de los santarroseños, que no pueden entender cómo es que dos esquinas emblemáticas -hay que sumarle la de Yrigoyen y Avellaneda, donde está La Recova- se tornaban en absolutamente indecorosas.
Algunos nostálgicos vecinos no dejan de evocar cuando Casa Torroba era un reconocido almacén de ramos generales -había otros como Tierno, o García Gómez Rouco-; que luego se transformaría en supermercado. Más tarde vendrían Proxy y finalmente Goliat. Un día cerró definitivamente sus puertas, y comenzó un período -varios años- de abandono total del edificio.
Ahora, al fin, parece que todo cambiará para mejor.