Confirman pago de la cláusula gatillo

El Ministerio de Hacienda y Finanzas del gobierno de La Pampa informó ayer que, en cumplimiento de los acuerdos paritarios celebrados el 7 de diciembre de 2017, se procederá a abonar en la liquidación general del mes de enero de 2018 la diferencia entre la pauta salarial otorgada en 2017 y la inflación registrada por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos en la Región Pampeana (zona que incluye a nuestra provincia para ese organismo).
Este incremento salarial implica un aumento de 2 por ciento y se abonará con retroactividad al 1º de diciembre de 2017.
En tal sentido, el Poder Ejecutivo Provincial dictó el Decreto N° 16/18, completando una pauta salarial de 25% anual, equivalente a la variación acaecida en los precios al consumidor, lo que ha permitido mantener el poder adquisitivo de los salarios de los empleados del sector público provincial.
"Esta política representa un significativo esfuerzo para el tesoro provincial y redunda en un beneficio no sólo del sector beneficiado en forma directa, sino también otorga previsibilidad al resto de la sociedad, garantizando un nivel de actividad sostenido".

"Paritarias durísimas".
Tras la confirmación de la aplicación de la cláusula gatillo, el secretario general de ATE, Ricardo Araujo, dijo por Radio Noticias, que este año va a ser "crítica" la negociación, y que se reunirán nuevamente en febrero para un acuerdo paritario.
Luego de conocerse los datos del incremento de la inflación según el Indec, el dirigente consideró que el gobierno nacional "sigue sin encontrarle la vuelta a la inflación" y que sus autoridades "no tienen un plan económico".
"Las paritarias de este año van a ser durísimas, la meta es mantener las paritarias por encima de la inflación. Si el gobierno nacional estima que la inflación va a ser del 15 por ciento y le viene errando en un 60 por ciento, para este año hay que pensar en un aumento salarial del 22 o del 23 por ciento", añadió.
"Si tomamos el costo de vida y la recomposición salarial, estamos muy lejos de lo que se necesita para vivir. En lo que sí estamos conformes es en que logramos sostener el salario de acuerdo al nivel inflacionario. En esta situación de malaria, no es poco", acotó Araujo.
El dirigente estatal calificó como un "acierto" a la negociación paritaria, ya que el acento estuvo en cubrirse de la inflación y en definir la cláusula gatillo, que "permite recuperar el 2% que sino lo hubiésemos perdido".