Catriló: esperan por la obra de los desagües pluviales

Las autoridades municipales de Catriló esperan para este año poder concretar la obra de desagües pluviales en la zona norte del pueblo, donde se producen anegamientos cada vez que se registran lluvias importantes. Los más afectados son los vecinos que residen en el último barrio de 40 viviendas inaugurado en 2017. La comuna ya cuenta con el proyecto, confeccionado por un profesional del medio, el cual fue elevado al gobierno provincial para conseguir el financiamiento.
La obra proyectada por el municipio corresponde a los desagües pluviales de la Avenida del Trabajador desde la calle Avellaneda hasta la Marconi. Los trabajos comprenden alcantarillas, canales, cordón cuneta y pavimento en la zona norte del pueblo, que permitirán un mejor escurrimiento de los líquidos pluviales hacia el sector este del ejido urbano.
El intendente local, Ricardo Delfino, y las demás autoridades comunales entienden que esta obra es "muy necesaria y urgente" para la localidad. El proyecto prevé una solución a la acumulación de agua en el norte de la zona urbana, que sufre anegamientos cada vez que se registran lluvias significativas, principalmente en el sector del último barrio inaugurado, donde se emplazan 40 unidades habitacionales.
Desde que fue inaugurado el nuevo complejo de casas sociales, emplazado en el ex predio ferial, se producen complicaciones en las calles por la acumulación de agua. La obra integral permitirá que los líquidos escurran hacia el este del pueblo, más precisamente hacia la laguna de Marinacho.

Trabajos proyectados.
El proyecto fue elaborado por el agrimensor Carlos Castagnino. Entre los trabajos se prevé el alcantarillado, en un tramo de 218,33 metros; canales, 183,50 metros; cordón cuneta, 386,20 metros; asfalto y bocacalles, 4.150,11 metros cuadrados; tres alcantarillas; guardarraíles, 428,60 metros; ocho luminarias a reubicar y tres nuevas.
La documentación con la obra ya fue presentada a fines de noviembre al gobierno provincial. Luego de entregar el proyecto, Delfino se mostró esperanzado en conseguir el financiamiento para dicha obra. Es que según dijo en ese momento el jefe comunal, se lo dio al ministro de Obras y Servicios Públicos, Julio Bargero.

Anegamientos.
A principios de abril del año pasado, la zona urbana estuvo complicada debido a la acumulación de agua de lluvias que superaron los 400 milímetros en pocos días en la región.
Los desagües pluviales y los canales respondieron correctamente, aunque quedaron al límite. Los operarios comunales debieron trabajar con una bomba arrocera para sacar agua de algunos sectores y enviarlos hacia otros.
Se realizaron tareas para aliviar el caudal de agua de la avenida Migliori, al oeste del pueblo, y la avenida del Trabajador para transportarla por los diferentes cuencos hasta el canal ubicado al este del ejido urbano. También se profundizó un cuenco en el norte del pueblo, hacia la zona rural. Los trabajos se llevaron a cabo con personal y maquinaria de la comuna, y se contó con la ayuda de la Secretaría de Asuntos Municipales.