Campo: "Es un orgullo representar a la ciudad"

La flamante concejala Alicia Campo, con una experiencia anterior en el Concejo Deliberante de esta ciudad, se mostró orgullosa de poder representar a la ciudadanía piquense a poco de haber asumido sus funciones. Además se refirió a su paso anterior por el órgano legislativo local, y a la dinámica de trabajo que se busca para la nueva conformación del Concejo.
"Es un orgullo representar a la ciudad. Para cualquiera de nosotros que tengamos esa posibilidad, es muy valioso y te genera mucho compromiso por que no solo sos concejala acá adentro, sino también afuera. Te convertís un poco en la voz de los vecinos, y esperemos estar a la altura de las expectativas que puedan llegar a tener", le dijo a este diario.
"Desde lo personal, es volver a Pico después de los 12 años que estuve trabajando en Santa Rosa, primero en la asesoría de la Cámara de Diputados y después como directora de Ceremonial", agregó.

Experiencia.
Campo fue parte del Concejo en periodos anteriores, y suma su experiencia a las que obtuvieron en los últimos cuatro años ediles como Héctor Viola, Ariel Reinhard y Roberto Gómez, quienes continúan en el Concejo. Con esa experiencia sobre las espaldas, asume también la función de apuntalar a las caras nuevas que tiene el bloque del Frente Justicialista Pampeano.
"Voy a aportar para que Betina (Bernal) y Mario (García) se pongan rápido en tema, con todo lo que está pendiente de tratar. Son jóvenes, predispuestos, capaces, y una vez que le agarren la mano a la dinámica, después es lectura, comprensión y mucho trabajo. Estamos rodeados de buenos asesores, administrativos y legales, e iremos resolviendo como bloques y transmitiendo. Continúan Héctor Viola, Roberto Gómez y Ariel Reinhard. Es decir que de nosotros siete, tres ya estaban adentro y con el trabajo de ellos, es todo más fácil", señaló.

Oposición.
De su anterior paso por el Concejo recuerda haber tenido en frente una "oposición difícil". Por ello espera que durante este período se puedan lograr mayores acuerdos y que las discusiones queden en la comisión, y en el recinto solo quede la votación y aprobación o rechazo de los proyectos.
"En mi experiencia anterior fue una oposición difícil, con la cual teníamos muchas discusiones y a veces no se respetaba lo que se acordaba en los trabajos de comisión. Lo que el público en general ve, no es el trabajo de la comisión, sino lo que llega al recinto. Todo el trabajo de 15 días de temarios en comisión no se ve. Si ese acuerdo entre todos se puede lograr, cuando se viene a la sesión, se levanta la mano para aprobar determinados proyectos y puede parecer que es lo único que se hace, pero lograr un acuerdo para que no haya discusión en la sesión, es el trabajo del concejal", indicó.
"A veces nos pasaba en periodos anteriores que no siempre lo que acordábamos con la oposición en comisión, después se cumplía en el recinto, por eso las largas horas de debate que llegábamos a tener. Espero que esta vez no sea así", agregó.

Estatuto.
Campo también se refirió sobre uno de los temas más relevantes que deberá tratar este Concejo, que es el proyecto del nuevo Estatuto y Escalafón del Empleado Municipal. En el mes de noviembre, el Ejecutivo (al mando del anterior jefe comunal, Juan Rainone) envió el proyecto al CD, con el aval de los tres gremios (SOEM, ATE y UPCN). Sin embargo, esto desató una protesta de los trabajadores, porque las autoridades gremiales firmaron sin haberlos consultados de los cambios propuestos. El Ejecutivo tuvo que dar marcha atrás y retirar el proyecto del Concejo.
"Cuando vuelva a ingresar será un tema a trabajar. Acá al único que se beneficia es el empleado. Desde el Concejo se acompaña las decisiones que toman los gremios en representación de sus empleados, y si ellos están de acuerdo, solo nos queda acompañar y aprobar", finalizó.