Cambiaron un techo en el edificio del ex Molino Werner

La Municipalidad de Santa Rosa inició los trabajos para poner en condiciones el sector del ex Molino Werner donde funcionará la Escuela de Cerámica y oficinas administrativas de las áreas de Educación y Empleo. Desde hace algunos días, operarios de la empresa Industrias Rivera trabajan en la renovación del techo en la parte del edificio que da al acceso por la calle 1º de Mayo.
Este diario estuvo en el lugar ayer por la tarde y pudo apreciar en primera persona las nuevas chapas de zinc que se terminaron de colocar en la víspera. "Faltó poner la cumbrera porque se cortó la luz a las 14", explicó el secretario de Cultura de la ciudad, Gabriel Gregoire. El trabajo sobre el techo incluyó la recuperación de los desagües pluviales, un sistema antiguo de canaletas que debió ser impermeabilizado de acuerdo a las directivas que el municipio recibió de parte de la Comisión Provincial de Patrimonio Histórico para no afectar la estructura original.
El sector en cuestión fue delimitado en la parte exterior con un cerco perimetral, cuya colocación corrió por cuenta de la misma empresa constructora. De ahora en más, esa firma encarará la obra de apuntalamiento de una pared correspondiente a un sector lindante, la cual corre peligro de caerse hacia el sector que se pretende refuncionalizar. "Ese trabajo se va a realizar por seguridad", sostuvo el funcionario.
Una vez finalizado, el municipio, con personal propio, construirá internamente, a través del método de construcción en seco, las aulas de la Escuela de Cerámica. Por su parte, la Dirección de Agua y Saneamiento (Dagsa) está realizando las tareas para conectar los baños a la red de desagües cloacales.

Plan Director.
"Hoy (por ayer) estamos terminando el Plan Director del Molino, para elevarlo a la Provincia y a la Comisión. Lo que consensuamos fue usar el proyecto que ganó el concurso que hizo la Caja Previsional Profesional en su momento, cuyo autor fue el arquitecto Tamborini. Ese proyecto preveía convertir el Molino en un centro cultural y comercial", dijo Gregoire.
A su vez, el municipio recibió en las últimas horas el plano de prioridades de conservación del edificio elaborado por la Dirección de Patrimonio de la provincia de La Pampa. "En ese plano, con distintos colores, se marca qué es lo que no se puede tocar de ninguna manera, que en general es toda la fachada, y otras cosas que se pueden modificar con permiso de la comisión y cosas que no son relevantes. Esto lo inició personal de Nación, que luego lo elevó a la provincia", reveló
-¿En qué color está el tanque elevado que la comuna quiere derribar?
-El tanque está en amarillo. Ya hemos hablado con la Comisión porque la integridad física del tanque está realmente en riesgo. Hace ya diez años, el arquitecto Lorda hizo un informe donde mencionó que había que demoler dos sectores por razones de seguridad: el tanque y el techo del galpón más alto que da a la calle 1º de Mayo.