Auto chocó de lleno a un novillo en la ruta 5

Una familia de Toay salvó milagrosamente su vida luego de chocar de lleno su auto contra un novillo el lunes a la noche en la ruta nacional 5, en cercanías de Uriburu. Otro vehículo en el que se conducía una familia de Uriburu rozó a otro vacuno. Ninguna persona resultó con lesiones, mientras que uno de los bovinos murió. Por el hecho, al dueño de los animales se le labró un acta de contravención.
Fuentes policiales indicaron que el siniestro de tránsito se registró cerca de las 22. Un par de novillos Aberdeen Angus de color negro estaban sueltos en la ruta 5, a unos tres kilómetros al oeste del acceso de Uriburu.
Un Peugeot 408 que circulaba de este a oeste, al mando de un hombre (de unos 70 años) de Toay, que iba acompañado por su esposa y dos hijas, en el kilómetro 571 se encontró con uno de los vacunos y lo impactó de lleno. El animal quedó muerto en la calzada. La familia salió ilesa y el auto quedó destrozado en su parte frontal.
Al mismo tiempo un Fiat Palio que transitaba en sentido contrario, de oeste a este, al mando con cinco integrantes de una familia de Uriburu (una mujer -42-, su marido y tres hijos), rozó a otro de los novillos. El animal corrió hacia el campo.
En ese momento una patrulla de la subcomisaría de Uriburu se acercaba al lugar con la sirena encendida, debido a que la policía había sido alertada de la presencia de vacunos cerca de la ruta. Enseguida asistió a los accidentados, pero ninguno resultó lesionado.

Prevención.
Más tarde arribaron personal policial de Anguil y La Gloria, además de bomberos voluntarios de Lonquimay, que hicieron prevención en el tránsito por el lugar hasta que se pudo liberar la cinta asfáltica.
Por su parte, voceros uniformados dijeron que el propietario (radicado en Santa Rosa) de los bovinos fue identificado y se le labró un acta de contravención. Según trascendió, los animales habrían pasado por encima de un alambrado precario. El predio fue afectado por las inundaciones de abril de 2017. Durante la noche, se reparó el cerco para evitar que otros animales puedan salir del establecimiento.