Pampeana busca a su madre biológica

Nació en Capital Federal y a los cinco años su familia de crianza la trajo a General Pico. Relató que el médico que firmó el acta de nacimiento, les aconsejó que se fueran de Buenos Aires, porque la madre biológica había comenzado a buscar a su hija. 

El grupo de piquenses que administra la página de Facebook "Busco Madre Biológica La Pampa", reveló un nuevo caso de una mujer de esta ciudad que busca dar con su familia de origen. Habría nacido hace cinco décadas en Buenos Aires, y figura como hija legítima de sus padres de crianza. Le contó a LA ARENA que a los 46 años, se enteró "de casualidad" que era adoptada. Además relató que supo que su madre biológica, también había iniciado su búsqueda.

El grupo, que ya logró resolver más de 40 búsquedas en General Pico y otras localidades de la provincia de La Pampa, pide que se difunda el caso y que se aporten datos a fin de poder esclarecerlo.

"La vida pasa, la gente se va y se lleva el secreto y lo que buscas es algo que te pertenece, tu verdadera identidad. Mi nombre es Graciela Mónica Campanari, de General Pico, nacida en Capital Federal el 17 Agosto 1963 (fecha aproximada), según certificado médico otorgado por el doctor Antonio García Rodríguez, que trabajaba en el Hospital Rivadavia. Según familiares mi "madre de crianza" se internó y salió conmigo del hospital, pero tengo dudas porque ella también era voluntaria de la ex Casa Cuna y podría haberme sacado de ese lugar también. En mi certificado figura que nací en mi domicilio particular y consto en esa acta, como "hija legítima" de Elba Dora Teves y Aurelio Lino Campanari. Todos los que sufrimos esa falsa filiación, los que sufrimos la sustitución de identidad, además de anular el derecho a conocer nuestro origen; se vulnera también la salud al dejarnos sin historial de enfermedades genéticas", indicó la piquense.

Búsqueda

En otro tramo de la publicación que hizo en la página de Facebook del grupo Busco Madre Biológica La Pampa, la mujer dio cuenta que hace dos años se hizo un estudio de ADN y que aunque la búsqueda de sus orígenes "es un camino lento", no bajará los brazos hasta dar con su familia. Agregó que si bien no cuenta con datos precisos que guíen su búsqueda, seguirá tras su "verdadera identidad".

"Mamá, no te juzgo, no tengo reproches porque me diste la vida, y si bien quienes me criaron me dieron "todo", (no me faltó amor), te busco. Versiones de familiares me informaron que me estuviste buscando en dos oportunidades cuando vivíamos en Buenos Aires. Me costó decidirme a escribir mi historia, porque no tengo datos precisos, pero tengo la necesidad de saber mi verdadera identidad", dijo.

Además agregó: "Nací en Capital Federal y a los 5 años nos vinimos, mi familia de crianza es de acá (de Pico). Mi madre biológica me estaba buscando, y el médico amigo de la familia, que es quien firma el acta, les avisa que se vayan de Buenos Aires porque la mamá biológica lo estaba apretando. Es muy probable que la entrega haya sido sin su consentimiento, por eso me buscó. Yo me enteré por casualidad a los 46 años".

Casos piquenses

En pocos años, el grupo de búsqueda que encabeza Andrea Langhoff, ya resolvió 42 casos. La página sigue trabajando en distintas búsquedas y sumó otras nuevas, además de relacionarse con páginas similares de Chile, México y España.

El grupo impulsó múltiples denuncias en el fuero Federal, por adopción ilegal y supresión de la identidad, dado que encontró que entre las década del 60 y 70, y primeros años de los 80, se registraron en Pico irregularidades en las adopciones. Algunos aparecen inscriptos como hijos e hijas biológicos de sus padres adoptivos, y en otros casos, fueron anotados durante un fin de semana, cuando las oficinas del Registro Civil estaban cerradas.

Por estas denuncias, a mediados del año anterior, la Justicia Federal de Santa Rosa citó a catorce personas por las causas que se tramitan por los delitos de supresión del estado civil, sustracción de menores de 10 años de edad, y falsificación de documento destinado a acreditar la identidad y falsedad ideológica.