Fundación Estrellas Amarillas inauguró su sede

Con un acto cargado de emotividad, la fundación Estrellas Amarillas inauguró ayer su sede propia en un local que le cedió la Cooperativa Popular de Electricidad. La sede lleva el nombre de Sacha Viguera, hijo de la fundadora y actual presidenta de la fundación, Silvia González.
El acto inaugural se concretó ayer por la tarde en el local de Bartolomé Mitre 114 ante la presencia de miembros de la entidad, colaboradores, profesionales, diputados, concejales, funcionarios provinciales y municipales, y dirigentes políticos y sociales.
La ceremonia tuvo a Silvia González como protagonista. El local no sólo lleva el nombre de su hijo sino que el día para la inauguración se eligió por coincidir con la fecha de nacimiento del niño. Sacha Viguera falleció en 2007 tras ser embestido por una camioneta en el predio de la laguna Don Tomás. Tenía 7 años.
Ayer, su mamá contó que su idea era bautizar al local con el nombre de una activa colaboradora de la entidad. Lo que no sabía es que los otros integrantes de la fundación ya habían decidido que la sede llevaría el nombre de su hijo.
En las palabras que dirigió a los presentes, González agradeció a "todos lo que hicieron posible esto" -remitiéndose no sólo al local sino también a otros logros de la fundación-, recordó que otro 24 de abril se logró la unificación de la Licencia Unica de Conducir (LUC), habló de los 10 años de lucha y luego agradeció a cada una de las mamás, papás, hermanos e hijos presentes en el lugar, sin olvidar prácticamente e ninguno. Destacó el apoyo de los organismos públicos, el constante acompañamiento de la prensa y el apoyo de un equipo de profesionales. Cerró sus palabras con un renovado llamado a seguir luchando para cambiar conductas, ser más solidarios y recuperar valores sociales y personales.
Muy emotiva fue la frase en que reflexionó que "hemos hecho del dolor una fuente de lucha, hemos sacado fuerzas y sobre todo, lo hemos convertido en amor".
La ceremonia continuó con la proyección de un video que resumió los 10 años de historia de la fundación, la entrega de un reconocimiento a Rodolfo Scarceletta -papá de Guido Scarceletta- por su trabajo en la preparación del local, y la lectura de unas palabras que una mamá escribió para Silvia.
Luego, ella y el profesor Oscar Nocetti -presidente de la Cooperativa Popular de Electricidad- concretaron el tradicional corte de cintas y fue la propia Silvia González la que descubrió la placa que lleva el nombre de su hijo. La ceremonia terminó con un ágape que compartieron todos los presentes.