Denuncian corrupción en Salto Andersen

Un diputado justicialista de la provincia de Río Negro no dudó en calificar a Salto Andersen, una pequeña represa sobre el río Colorado, como "el Yacyretá de los rionegrinos". Lo hizo tras conocerse que el costo final de la instalación de una central para generar electricidad estará entre 125 y 130 millones de pesos.
La acusación fue lanzada por Martín Soria, según informó ayer el diario Río Negro. "Un monumento a la corrupción", sentenció el legislador, paragonando una tristemente célebre frase asociada a la gigantesca represa sobre el río Paraná.
La polémica comenzó luego que el gobierno provincial elevara a la Legislatura rionegrina un proyecto pidiendo el aval para requerir un crédito con el cual poner en marcha la central hidroeléctrica.
El pedido contempla la firma de un contrato entre el Departamento Provincial del Agua (DPA) y la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico SA (Cammesa) con una extensión de 10 años que actuará como garantía del crédito por 54 millones con los que el gobierno de Miguel Saiz quiere terminar la obra. "Como otro aval a la operación -informó el diario patagónico-, el gobernador Miguel Saiz pidió a la Legislatura que lo autorice para la cesión de regalías hidroeléctricas que percibirá Río Negro" cuando venta la electricidad generada en Salto Andersen.
Estos 54 millones se utilizarán principalmente para las obras de interconexión de la central hidroeléctrica a la red nacional eléctrica.
Fue el superintendente del DPA, Horacio Collado, quien estimó ante el diario que la operación costará finalmente entre 125 a 130 millones de pesos, incluyendo el crédito en trámite.
En un comunicado, Soria consideró a Salto Andersen como el "Yacyretá rionegrino" y sostuvo que se está frente a "un nuevo monumento a la corrupción" porque el "costo de la obra se infló en más de un cien por ciento de su valor real". El legislador recordó que la construcción pertenece a la empresa española Isolux, que "llamativamente tiene entre otras particularidades como director Ejecutivo al ex gobernador Horacio Massaccesi.

Corrupción.
El diputado Soria afirmó que la obra "ha sido un nicho de corrupción desde sus inicios". Su construcción fue presentada en 1995 con un costo de 7 millones de dólares y, en el 2005, se llamó a licitación por 22 millones de pesos. "Los pliegos -recordó- fueron inicialmente adquiridos por tres empresas, aunque el día de la apertura de los sobres solo apareció" Isolux Corsán, que "cotizó en más de 50 millones de pesos. Legalmente habría correspondido declarar desierto aquel proceso -indicó Soria- pero nada de eso ocurrió e, inexplicablemente, se quedó con la construcción" esa "única empresa" que "ofertó en más del doble de lo presupuestado inicialmente".

Antiguo.
Santo Andersen es un pequeño dique ubicado sobre el río Colorado, aguas debajo de Pichi Mahuida, el lugar donde comienza el Acueducto del Río Colorado. Fue construido hace más de 50 años con el objeto principal de derivar agua del río hacia las zonas de riego. La etapa de colocar una central hidroeléctrica quedó olvidada durante décadas, hasta que el gobierno rionegrino desempolvó la propuesta.
La idea es aprovechar el agua que es derivada del cauce del río se utilice para generar electricidad. La central eléctrica colocada es pequeña, de 5 megavatios.
Del lado pampeano, el dique no tiene por ahora ningún aprovechamiento.