Una actividad ilegal que crece

A la fecha hay regularizados unos 30 (diez son categoría A) con el control de la Dirección de Recursos Naturales en 283.121 hectáreas. Hay doce instalados en el departamento Utracán; nueve en Loventue; cuatro en Hucal; cuatro en Toay y uno en Guatraché.
Juan José Reyes
En La Pampa, la actividad cinegética, llevada cabo por los cotos de caza se desarrolla en su totalidad en la zona del Caldenal, por ser un área donde coexisten naturalmente el ciervo colorado y el jabalí europeo. Según los primeros exploradores que trabajaron en la zona, a principios del siglo XX, "el bosque de caldén era abierto con árboles que estaban distanciados entre sí teniendo el aspecto de un parque, conformado una sabana con árboles de caldén dispersos en un pastizal de gramíneas bajas".
La caza deportiva es una actividad económica cada día importante en la industria sin chimeneas como lo es la turística. Está canalizada a través de Cotos de caza y Campos inscriptos. Un coto de caza, es "aquella superficie de terreno susceptible de aprovechamiento cinegético organizado con o sin fines de lucro, para un uso sustentable de la fauna silvestre, que haya sido registrado como tal por la autoridad competente".
Los primeros cotos de caza aquí comienzan a funcionar en 1996; momento en el cual existían 17 establecimientos. Se alcanza un máximo de 50 cotos en 2006 y desde allí esa cantidad declinó entre 30 y 35 habilitados en razón de que la caza ilegal crece y los campos son propiedad de extranjeros. Los cazadores afirman que "en forma no oficial hay unos 60 fuera de inscripción", el doble de los oficializados.

Cotos ilegales
Para la Subsecretaría de Asuntos Agrarios se entiende por Coto de Caza a aquella superficie de terreno susceptible de aprovechamiento cinegético, organizado con o sin fines de lucro, para un uso sustentable de la fauna silvestre, que haya sido registrado como tal por autoridad competente.
Se esté o no de acuerdo con la caza deportiva, la cantidad de cotos y campos inscriptos entre 1996 y 2019 es variable en función de los habilitados. El mayor número se registró en 2006 (50) y desde allí viene en caída por el surgimiento de la caza ilegal por la cada día mayor cantidad de parcelas pertenecientes a españoles e italianos. En 2013 la cantidad de establecimientos habilitados para la caza deportiva (campos y cotos) alcanzó un record histórico de 175 predios, en su mayoría campos inscriptos aunque los cotos de caza propiamente dichos representaron sólo el 26% del total en un área aproximada a las 283.121 hectáreas.
Todas las tramitaciones para usuarios cinegéticos debe realizarse ante el Registro Nacional de Armas (Renar) mediante procedimientos que requieren mucha documentación para su aprobación. Dicha papelería no depende solamente de la entidad de tiro solicitante sino, que requiere de informes expedidos por autoridades provinciales competentes en el área donde se va a desarrollar la actividad cinegética. Se cuenta en la actualidad con 10 criaderos habilitados y unos 15.500 ciervos en el proceso de cría, es más se ha llegado hasta importar reproductores desde Nueva Zelanda para mejorar los rodeos del caldenal pampeano.

Datos engañosos
En La Pampa hay inscriptos a la fecha para operar en 2020 unos 34 usuarios u operadores cinegéticos. El primero apareció en 2004, hubo otro en 2005, dos en 2006, cinco en 2007, tres en 2008, dos en 2009 y 2010, uno en 2011 y 2012, cinco en 2013 (sin datos en 2014) y 14 más en 2019.
Según un informe sobre "Sustentabilidad en cotos de caza de La Pampa" realizado por los profesionales Paula Alamo Iriarte, Lautaro Córdoba y Estela Rodríguez la cantidad de cotos habilitados en los departamentos Utracán y Loventué es clave. La proporción de superficie que representan estos campos de cada departamento es importante (7,3% y 10,9%, respectivamente).
Cabe aclarar que en estos departamentos no existe ningún área protegida que preserve el bosque de caldén; por lo que el manejo del ecosistema en estos predios adquiere aún más relevancia en la conservación de la fauna silvestre y su hábitat.
De los 34 cotos de caza habilitados, el 58% tiene autorización para realizar caza mayor, mientras que el restante 42% puede realizar caza mayor o menor. No existen en la región cotos de caza oficializados que exploten sólo la caza menor. Aquí en los cotos legales, las especies aprovechadas deben estar incluidas en el Plan de manejo, y la autoridad de aplicación habilita o no este uso. Estas son el ciervo colorado, jabalí, Antílope, Búfalo, Ciervo Dama y especies domésticas como los caprinos y ovinos. El puma que solo puede cazarse a través de caza deportiva en dos cotos que cuentan con criadero habilitado por la Secretaría de Ambiente de la Nación, la totalidad de las especies sometidas a aprovechamiento cinegético son exóticas o introducidas, pero ilegalmente se contabilizan entre 5 y 10.
Desde el punto de vista productivo, la producción de carne (venison), cornamenta (velvet), cuero y el volteo son opciones comerciales muy valoradas en el competitivo circuito internacional que va desde la Argentina a Los Alpes pasando por Canadá y el continente oceánico.

Turismo millonario
Solo para el avistaje de la brama visitan la provincia entre cinco y seis mil personas anuales con trofeos de elevada puntuación internacional. Además la caza deportiva genera actividad económica antes, durante y después de realizarse, lo que provee de fuentes de trabajo y recursos a economías regionales que se benefician.
Los cotos ofrecen otras especies como el ciervo axis, el ciervo dama, jabalí, antílope, muflón, búfalo, carneros y cabras salvajes de dos y cuatro cuernos. Los cazadores extranjeros nos visitan pues se ofrece una actividad cinegética segura y encuadrada en la legislación vigente. El ecosistema del Caldenal sólo está preservado bajo área protegida con la Reserva Parque Luro (7.600 hectáreas). De 4 millones de hectáreas del Caldenal sólo el 0,19% se encuentra bajo órbita de área protegida.
De acuerdo a la ley, un coto de caza se constituye cuando es habilitado por parte de la autoridad de aplicación, previo cumplimiento de requisitos establecidos por el "Plan de Manejo" aprobado y "Guías de Caza". Los requisitos para transitar con productos de caza son: permiso de caza y permiso de dueño de campo. Fuera de la Provincia la Guía de Tránsito que se solicita en los puestos camineros. Quienes llegan desde el exterior deben obtener un certificado de exportación.
En todo el territorio provincial la temporada de caza deportiva mayor del jabalí europeo (Sus scrofa) macho y hembra estará habilitada desde el 1 de febrero hasta el 31 de agosto de 2020 con armas de fuego, con un máximo de hasta dos ejemplares, por cazador y por día. En cambio con jauría a igual fecha pero un máximo de dos perros. Con respecto al ciervo colorado (Cervus elaphus) va del 15 de marzo al 15 de junio y para "Ciervo colorado trofeo". En cambio para del 15 de marzo al 31 agosto el "Ciervo colorado selectivo" y "ciervo colorado hembra". Los tiempos para la caza deportiva mayor del antílope negro macho (Antílope cervicapra) es entre febrero y agosto también.
Solo están autorizados los cotos categorías A, B y C para la caza deportiva mayor del Muflón (Ovis musimon), Búfalo (Bubalus bubalis), Cabra salvaje (Capra hircus), Camero cuatro cuernos, carnero de Somalía y cara negra (Ovis aries). En cambio para el puma (Puma concolor) su caza está prohibida por el peligro de extinción que ello acarrea año a año por la forma de operar de las decenas de cotos ilegales que aún las autoridades provinciales no han logrado desarticular.