Transportistas en desacuerdo con levantar el paro

Los camioneros que conforman el grupo de Transportistas de Granos Autoconvocados (TGA) resolvió ayer levantar la medida de fuerza que llevan adelante desde hace 10 días, pero sin embargo los camioneros en las provincias de Buenos Aires, Santa Fe, Chaco, Córdoba y Santa Fe no acatan y siguen sin transportar granos.
Organizados con dos representantes por provincia, aunque en realidad se mueven juntos unos treinta, el grupo se acercó este viernes al Ministerio de Transporte en busca de una solución dado que sostenían que el reclamo se estaba desvirtuando.
El principal pedido es que la tarifa de referencia sea única, que se haga una ley para todo el país y que el ente regulador sea la AFIP.
En una reunión con las cámaras transportistas y el Gobierno, el jueves se aumentó el 12% la tarifa de referencia, pero los camioneros, según afirmó ayer a NA, Juan Balul, jefe del Centro de Camioneros de la localidad bonaerense de Manuel Ocampo, ubicada a 110 kilómetros de Rosario y a 28 de Pergamino "el paro continúa".
"Tengo todos los camiones parados y recién fui al corte que hay en la ruta y me dijeron que habían agredido a un camión que intentó pasar con la carga porque hay una avícola que se está quedando sin alimento para los pollos", explicó Balul a Noticias Argentinas.
El principal reclamo es que "la tarifa sea una fija, que se respete porque fijan una y las cooperativas y los acopiadores no la pagan a pesar de que el productor les abona lo que corresponde por el traslado", indicó el transportista.
En tanto, Sergio Pozzo, camionero de Humboldt, en el centro de Santa Fe a 61 km de la capital provincial también ratificó que siguen "sin mover los camiones".
"Ahora estoy en mi casa, estuvimos nueve días en la ruta y me cansé, pero algo hay que hacer para que nos escuchen. No respetan la tarifa. Si no ponen un organismo de control, es un viva la pepa", señaló el manifestante a NA.
El próximo viernes 23 a las 11.00 tendrán una audiencia los del TGA con la cartera de Transporte que conduce Guillermo Dietrich y, según trascendió, la protesta será más virulenta si no llegan a un acuerdo.
Hasta el momento se han registrado quema de camiones, apertura de boquillas para que caiga el grano, la baja del ingreso de vehículos de carga a los puertos rosarinos en un 70 por ciento, en el lapso de tres días seguidos y al no completarse los barcos, las pérdidas son en millones de dólares. (NA)