Trabajadores cortaron rutas

Trabajadores de la planta de Fabricaciones Militares de Azul (Fanazul) iniciaron ayer un corte total de las rutas 3 y 226 para reclamar a los gobiernos nacional y provincial una solución a su situación laboral tras el cierre de la empresa.
Tras el despido de 237 empleados a través de la no renovación de contratos, el interventor de Fabricaciones Militares, Luis Riva, comunicó la semana pasada la decisión de cerrar la planta ubicada en esa ciudad bonaerense, lo que motivó la protesta de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE).
Encabezados por ATE, los ex empleados de Fanazul iniciaron a las 9.00 una interrupción total del tránsito en la rotonda de las rutas 3 y 226, mientras que en los cruces de las rutas 3 y 60 y de las rutas 226 y 51 el impedimento es parcial.
Allí, los manifestantes entregan volantes a los automovilistas que pasan para informarles las razones de la protesta, que se mantendrá por tiempo indeterminado.
Los piquetes se llevan a cabo también en la provincia de Córdoba, la ruta nacional 36, a la altura del cruce Piedras Moras, en la localidad de Almafuerte, para reclamar la reincorporación de los despedidos en las plantas de Fabricaciones Militares en Río Tercero y Villa María.
Además de la participación de ATE, la delegación local de la CGT expresó su adhesión a la continuidad del plan de lucha por la reincorporación de trabajadores cesantes.
Por otra parte, el diputado nacional del Frente de Izquierda Nicolás del Caño se acercó a uno de los cortes de rutas en Azul y sostuvo que "esta lucha ha tenido una gran repercusión aquí con una movilización multitudinaria".
"Hasta ahora el Gobierno nacional viene dándole la espalda al reclamo de los trabajadores, a pesar de que ellos han desarrollado una importante propuesta desde hace tiempo para que esta empresa se mantenga abierta", subrayó Del Caño.

Otros cortes.
Según informó el diario El Tiempo de Azul, la secretaria General de ATE a nivel regional, Vanina Zurita, aseguró que también se llevarán a cabo cortes en Bahía Blanca y Mar del Plata y advirtió que el cierre de Fanazul no afecta solo a sus empleados sino que es "un golpe a la clase trabajadora".
Respecto de la situación particular de la planta de Azul, Zurita sostuvo que en ciudades como esa "el golpe es social y económico" y agregó: "Necesitamos demostrarle a este gobierno que no tan fácilmente pueden cerrarnos una fábrica".

Recortes..
La situación de Fabricaciones Militares va más allá del cierre de la planta de Azul y los despidos en otros lugares del país, dado que según indicó ATE los nuevos contratos de los trabajadores incluyen cláusulas que habilitan un eventual recorte salarial.
El gremio señaló que los contratos de los trabajadores de las plantas de Fabricaciones Militares incluyeron este año una cláusula en la que los empleados aceptan que "su jornada laboral y su remuneración" sean reducidas en hasta un 50 por ciento cuando "a criterio de la empresa se produjera una variación en las necesidades operativas o productivas". (NA)