"Todos tenemos algo para dar"

El presidente Alberto Fernández exhortó ayer a los argentinos a "ponerse a trabajar e involucrarse todos, no importa de dónde vienen ni cómo piensan" para luchar contra el hambre, porque advirtió que es "indigno ser parte de una sociedad que no se preocupa por el que tiene hambre". Al hablar en la Casa de Gobierno durante la primera reunión del Consejo Federal Argentina contra el Hambre, el presidente sostuvo que "este plan no es el plan del gobierno, no es el plan de Alberto Fernández, es el plan de la Argentina. Los dueños de este plan somos los argentinos de bien que no queremos que ningún argentino pase hambre".
Por esa razón pidió que "inviten a todos, no me importa de dónde vienen, cómo piensan, qué representan en términos de intereses" para de esta manera "hacer más fácil la tarea" común, añadió Fernández.

Bases.
"Yo siento que todos tenemos algo para dar, algo para ofrecer y debemos dar y ofrecer para terminar con el hambre en la Argentina" lo cual "nos va a hacer una mejor sociedad, a ser mejores humanos", añadió el presidente. Fernández apuntó que "esta sociedad el día que terminemos con eso, cuando sepamos que, en la Argentina, ese país ampuloso que se jacta de poder alimentar a 400 millones de personas se ha ocupado de alimentar a 15 millones de pobres que tienen en su tierra".
Sostuvo que encaró el eje central de su gestión "desde el primer día", pensando en combatir el flagelo de hambre y señaló que "por eso, algunos no entienden que lo que termina de aprobar la Cámara de Diputados hoy (por ayer) son las bases para cambiar la lógica que imperaba", al referirse al proyecto sobre la emergencia sancionado en la Cámara Baja. "Son las bases para terminar con un sistema de especulación por un sistema de producción, que premia al que especula por un sistema que premia al que trabaja, que ponga en primer lugar al que padece para que todos estemos mejor, porque cuando nos estamos ocupando de los últimos es que nos estamos ocupando de todos, y ocuparse de los más postergados es empezar a ocuparnos de todos", añadió.

Tarjetas.
En una conferencia de prensa posterior, el ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo expresó que en el encuentro se informó acerca del comienzo de la campaña de lucha contra el hambre en Concordia, Entre Ríos, considerada la ciudad más pobre del país con la distribución de 7.000 tarjetas alimentarias, y dijo que el plan cuenta con un presupuesto de 60 mil millones de pesos. En ese sentido, precisó que se espera "llegar a dos millones de chicos y casi 1.400.000 plásticos", que tienen montos de 4.000 y 6.000 pesos, dependiendo del número de hijos, para madres con chicos menores de 6 años y sin trabajo formal, a mujeres a partir del tercer mes de embarazo y personas con discapacidad, todos ellos titulares de la AUH.

Caparrós.
El escritor y periodista Martín Caparrós, autor de "El hambre", libro sobre el cual el presidente admitió que lo había inspirado para la iniciativa, también participó del encuentro. Caparrós destacó la convocatoria del Gobierno y se manifestó "entusiasmado de que un Presidente piense que esta es una tarea prioritaria", y dijo que no sólo "por lo es grave que es que haya hambre en un país productor de alimentos como el nuestro; sino para darnos una tarea común, que podamos hacer entre todos y podamos concretarlo, y me parece que es algo que vale la pena apoyar. Está claro que no es un eslogan".
A su vez, Victoria Tolosa Paz, jefa del Consejo Federal de Políticas Sociales, señaló que "se trató la política a desarrollar para que tenga el carácter de política pública integral", articulando desde "una matriz productiva de alimentos, a cómo llega la producción a los consumidores, y con el monitoreo de los precios de una canasta básica de alimentos, y los índices de crecimiento y desnutrición". (Télam)