Sin el campo, el gobierno firmó el pacto social

El presidente, Alberto Fernández, junto a empresarios, representantes gremiales y de movimientos sociales lanzaron ayer el pacto social a través de la firma de un acta denominada "Compromiso Argentino por el desarrollo y la solidaridad", en el cual se insta llevar adelante "consensos de largo plazo, que vayan más allá de un período presidencial y que incluyan metas compartidas y posibles de alcanzar en distintas etapas."

"La idea de este acuerdo, es empezar a lograr un diálogo franco para asumir los problemas que tenemos; toda la Argentina tiene problemas, está claro que algunos están más agobiados que otros, pero toda la Argentina tiene problemas", dijo Alberto Fernández en la reunión en Casa de Gobierno.
La agenda a llevar adelante, incluye entre otros temas prioritarios, un esquema de actualización de haberes jubilatorios y tarifas de servicios públicos, la creación de empleos de calidad, alentar la inversión productiva y las exportaciones de valor agregado, facilitar el acceso al crédito bancario para la vivienda y la producción, así como promoción de las Pymes. Destaca también que la futura discusión en el seno del Parlamento del próximo Presupuesto Nacional, "constituye una primera oportunidad para que, en el marco de un adecuado análisis de costos y recursos, los acuerdos a los que se hayan arribado en las mesas de diálogo puedan convertirse en políticas públicas operativas y de inmediata implementación".

"Puntapié inicial".
Una vez firmada el acto en Casa Rosada brindaron una conferencia de prensa el ministro de Desarrollo, Daniel Arroyo, el titular de la UIA, Miguel Acevedo y por la CGT, Héctor Daer. Los tres valoraron el acuerdo como un "puntapié inicial" para comenzar a debatir y no precisaron detalles sobre el pago de entre $6.000 y $9.000 para trabajadores del sector privado. "Este compromiso apunta a la solidaridad", describió Arroyo al tiempo que destacó que entendimiento tiene dos aristas importantes: luchar contra el hambre y la pobreza y fomentar el desarrollo productivo. "Lo urgente es el hambre en argentina", destaco.
Por su parte, Daer sostuvo que con este acuerdo se busca "acompañar a la negociación de nuestro país con los acreedores que entiendan que hay un país que quiere honrar las deudas y obtener las facilidades para el desarrollo y crecimiento". "Hemos tenido una reunión muy provechosa porque había gente de todos los sectores", describió por su parte Acevedo. "Es un puntapié inicial y ahora tenemos que comenzar a trabajar con las reuniones. Estoy muy positivo con este principio es algo que estábamos reclamando hace tiempo", cerró.

Mover la economía.
Antes los presentes, Alberto reiteró: "Estamos en un país que lleva dos años consecutivos de caída del consumo y más de veinte meses de caída de la actividad industrial, y esto hay que revertirlo rápidamente, el modo es que los industriales inviertan, que la industria crezca, que podamos exportar, que de ese modo generemos trabajo, que la economía vuelva a moverse como todos soñamos, y la idea es que lo hagamos entre todos". "Yo valoro mucho esta mesa porque en ella están sentados los actores de la Argentina, los que trabajan, los que invierten y producen y los que gobernamos. Y así van a hacer los cuatro años que vienen, trabajando juntos y decisiones juntos", cerró.
Junto al primer mandatario, estuvieron presentes el Jefe de Gabinete Santiago Cafiero, los ministros del Interior, Eduardo de Pedro, el de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, Claudio Moroni, de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, de Agricultura, Ganadería y Pesca, Luis Basterra. Representantes de los trabajadores entre los que se contaron Héctor Daer, Carlos Acuña, Hugo Moyano, Andrés Rodríguez, Víctor Santa María.
Del ámbito empresario, el presidente de la UIA, Miguel Acevedo, representantes de cámaras empresariales entre las que se contaron la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), la Confederación General Empresaria de la República Argentina (CGERA), la Asociación de Pequeñas y Medianas Empresas (APYMEL), la Bolsa de Cereales de Bs. As. Los movimientos sociales estuvieron representados por la Corriente Clasista y Combativa (CCC), Barrios de Pie, Frente Popular Darío Santillán, entre otros. (Ambito.com)

El campo, a contramano
Productores rurales autoconvocados de las provincias de Santa Fe, Córdoba y Buenos Aires realizaron ayer un tractorazo a modo de protesta por la reactualización de retenciones dispuesta por el Gobierno nacional. Las manifestaciones más importantes se llevaron a cabo en el Monumento a la Bandera en plena ciudad de Rosario, en la rotonda de entrada a la localidad de Bell Ville y en el kilómetro 221 de la ruta 5 a la altura de Bragado.
Las manifestaciones, que no contaron con apoyo de los centros urbanos, se convirtieron en tendencia en las redes sociales a medida que iban llegando imágenes y videos de los tractores. En otras localidades productivas del centro del país como Crespo (Entre Ríos) y Jesús María (Córdoba) se realizaron asambleas de autoconvocados.
El tractorazo abrió el debate sobre la representatividad de la Mesa de Enlace que decidió, sellar un pacto para evitar protestas, al menos, hasta marzo próximo. En las redes no fueron pocos los que marcaron que, si bien la Mesa de Enlace no avaló el tractorazo, buena parte de los que se manifestaron ayer se encuentran afiliados a alguna de las cuatro entidades gremiales del campo.
Los dirigentes entendieron que no hay margen político para convocar a una protesta -a pesar del reclamo de algunos sectores de las bases- por la fecha próxima a las fiestas de fin de año y porque el Gobierno asumió hace apenas dos semanas y media. La Mesa de Enlace evitó manifestaciones sobre el tractorazo y solo emitió un comunicado en cual señalaron que no van a adherir al "Compromiso Argentino por la Solidaridad" que impulsa el Ejecutivo "por falta de tiempo para evaluarlo". (Lapoliticaonline.com)