Se perdieron 223 mil empleos

Solo durante el mes de octubre, que coincidió con el proceso electoral, se perdieron 16.900 empleos registrados según datos del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) que difundió ayer el Ministerio de Trabajo a cargo de Claudio Moroni. Se trata del primer informe de esta naturaleza que se difunde con las nuevas autoridades aunque corresponde al ante último mes de gobierno de Mauricio Macri.
Según esos datos, el mercado laboral registrado hoy consta de 12.126.800 puestos de trabajo. Se trata de 61.600 empleos en blanco menos que los que existían un año atrás y que equivalen a una caída del 0,5% pero que se elevan a 160.900 si solo se toma la generación de empleos del sector privado. Es que, como parte de un proceso general de precarización de las relaciones laborales, la caída del 2,6% del empleo privado en relación de dependencia se vio compensado relativamente por una suba del 1,7% de empleados de casas particulares (hubo estímulos tributarios para inducir el blanqueo); el 1,3% en los empleados del sector público; un 1,7% para los monotributistas sociales y un 3% en el caso de los monotributistas tradicionales.
En este último caso se podría tratar de trabajadores privados que perdieron su empleo formal y se reconvirtieron bajo modalidades de venta de servicios o beneficiarios de programas sociales de la cartera de Desarrollo Social.

Tendencia persistente.
El fenómeno se verifica como un tendencia persistente durante los cuatro años del gobierno anterior toda vez que, los privados registrados retrocedieron desde octubre de 2015 un 3,7% equivalentes a 229.111 puestos de trabajo compensados parcialmente por los trabajadores de casas particulares que en cuatro años crecieron un 12,1%; los monotributistas que crecieron un 11,6%, los empleados públicos que lo hicieron en un 3,9%.
Los trabajadores que revisten bajo la categoría de "autónomos" retrocedieron un 3,2%. Para encontrar un número similar de empleados registrados hay que recalar hasta abril de 2017. En lo que se refiere a los trabajadores registrados del sector privado las caídas interanuales más pronunciadas se registraron en el sector de la Construcción (-7%) y en la industria manufacturera que lo hizo en un 4,6%.
Del otro lado, han sido los trabajadores de servicios sociales y salud los que han crecido particularmente (7%) así como los que se desempeñan en el sector de electricidad, gas y agua que se incrementaron en un 6,8%.

Poco crecimiento.
En los cuatro años de gobierno de Cambiemos sólo en tres provincias el sector privado pudo generar empleos. Se trata de Neuquén, Tucumán y Jujuy. Mientras que las otras 21 provincias registraron una caída que, en algunos casos, refleja un derrumbe estrepitoso. Tierra del Fuego, la más afectada, muestra una caída del empleo privado registrado del 24,2% en sólo cuatro años.
Por el lado del salario real, luego de muchos meses, se verifica un crecimiento interanual del 1,2% que no alcanza para revertir el raid de pérdida del poder adquisitivo de los asalariados privados que, en cuatro años, retrocedió un 11%.

Perspectiva.
En tanto, el 92% de los argentinos considera "cada vez más difícil" conseguir empleo en el país, aunque la gran mayoría de ese total cree que el verano es una buena época" para buscarlo, de acuerdo con una encuesta difundida ayer por la consultora Adecco Argentina. Según el relevamiento, que se realizó para conocer la situación del trabajador argentino durante 2019, más del 75% de los encuestados trabaja de otra cosa a la que soñó en algún momento de su vida.
En tanto, el 33% destina la mayor parte de su sueldo a pagar el alquiler; casi 6 de cada 10 sostiene que no puede darse ningún gusto en la actualidad; y el 82% resignaría sus vacaciones programadas por un empleo. (Tiempoar.com.ar/NA)