"Nadie quiere ser cómplice"

La ministra de Seguridad Patricia Bullrich recibió el martes un reconocimiento explícito a su labor de parte de Gendarmería Nacional, fuerza a la que encubrió durante la investigación de la desaparición y posterior muerte de Santiago Maldonado.
El hermano del artesano y mochilero que había acudido a la comunidad de Cushamen a manifestar su solidaridad con el pueblo mapuche subrayó que, a través del mensaje "no voy a tirar un gendarme por la ventana", grabado en el sable que le entregó Gendarmería a Bullrich, esa fuerza de seguridad le está enviando un mensaje cuasi mafioso a la funcionaria. "Gendarmería le recuerda que 'lo que dijiste seguí sosteniéndolo' (...) una cosa es que lo diga una ministra desquiciada como es Bullrich y otra cosa es que lo diga Gendarmería", afirmó.
El 16 de agosto de 2017, dos semanas después de que Santiago Maldonado desapareciera, la ministra Bullrich, al responder en el Senado acerca de la actuación del comandante Fabián Méndez, jefe del Escuadrón 35 de El Bolsón, respondió "No voy a cometer la injusticia de tirar un gendarme por la ventana para sacarme responsabilidades, me la banco yo". El martes, le devolvieron la gentileza obsequiándole un sable con esas palabras grabadas, y la propia ministra difundió el video.
"La Gendarmería oyó o le gustó lo que dijo Bullrich cuando les propuso mano dura o impunidad. Lo que no saben es que cuando tengan que pagar las consecuencias por la mano dura, Bullrich va a estar presidiendo el PRO, no va a hacerse cargo de esos hechos", enfatizó el presidente electo Alberto Fernández. El futuro mandatario cuestionó la inscripción del sable: "Nadie quiere tirar un gendarme por la ventana, ni nadie quiere ser cómplice de un gendarme que actuó mal", indicó.
En esa misma línea se expresó Agustín Rossi. "Vale la pena hacer una reflexión y quiero dirigirme a todos los miembros de las fuerzas de seguridad y a los familiares: Bullrich se lleva el sable, se va a presidir el PRO, pero las denuncias se las queda Gendarmería", sostuvo.
El mayor de los hermanos Maldonado confesó que le costó aceptar que el regalo fuera verdad. "No podía ser. La realidad supera a la ficción. En el momento me costó... el grado de impunidad y sarcasmo con que se manejan". (Pagina12.com)