"Hay que desendeudar a las familias"

El ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, ponderó la firma del Compromiso Argentino para el Desarrollo y la Solidaridad que se celebró el viernes en la Casa Rosada entre sectores empresarios y sociales y que marca el arranque del Consejo Económico y Social. "Es una mesa estratégica", señaló y destacó que hay tres objetivos: "Hay que atender el hambre con 40% de pobres; promover la producción y el trabajo; y honrar las deudas de la Argentina, pero con los 45 millones de habitantes adentro". También dio detalles del programa de microcréditos que se pondrá en marcha el mes próximo para "desendeudar a las familias".
Arroyo destacó que "no hubo muchas etapas antes de acuerdos básicos, y esta una buena forma de terminar estos primeros días de gestión". Afirmó que el de Alberto Fernández será "un gobierno de diálogo". "Vamos a un modelo de mesas de diálogo permanente en distintos formatos y marcarán la forma de encarar políticas públicas con el sector privado", afirmó.

Tarjetas.
Arroyo también hizo hincapié en la cuestión del hambre. "Hoy hay un 14% de chicos que se saltean una comida por día", dijo, al tiempo que aseguró que "había 7,7% de indigencia a mitad de año, y ahora hay más por la devaluación". La cifra actual podría rondar cerca del 9%.
"Tenemos de problemas de malnutrición, gente que se alimenta a base de fideos, harina y arroz, y tenemos menos consumo de leche", graficó el panorama actual. "Está en el ADN de los argentinos el consumo de leche, si baja el consumo hay un problema grave", agregó y manifestó que los controles de talla ya muestran muchos "chicos petisos y obesos".
En otro pasaje, Arroyo se refirió a la tarjeta alimentaria. "Arrancamos con la tarjeta en Concordia, y el 30% del consumo fue para lácteos, carnes y verduras". Subrayó que "las familias están en menos 10. Aumentaron los alimentos y las familias están sobreendeudadas, con créditos al 200%. La tarjeta permite comprar alimentos. Esto mueve la economía local, se ve en Concordia".
Arroyo aseguró que la tarjeta "no tiene un impacto fiscal adicional y no estamos usando los fondos de la Anses, sino que reorganizamos la propia partida presupuestaria del Ministerio". "Los fondos salen a partir de reorganizar las partidas alimentarias", afirmó. Según el funcionario nacional, "el Ministerio compraba muchos alimentos, lo estamos reordenando, aparte de que tuvo mucha subejecución de partidas en los años anteriores".

Microcréditos.
De cara al futuro inmediato apuntó que "hay que desendeudar a las familias y conseguir que salgan del plan social para que entren al mercado de trabajo". En ese sentido, señaló que en la segunda mitad de la próxima quincena se pondrá en marcha un programa de microcréditos, "no bancarios, fuera de la órbita del Banco Central", destinados a "máquinas, insumos y bienes de capital".
Destacó que no se hará "con fondos de Anses, sino con reasignación de partidas". De este modo "se desendeuda a las familias y se capitalizan" con la idea de "vincular planes sociales con trabajo". Añadió que "el diseño de los planes va a estar muy vinculado al trabajo" y que la idea es que haya "crédito bancario para capitalizar y salir del plan al trabajo". (Página12.Com)