Garré descabezó a Gendarmería

La ministra de Seguridad Nilda Garré anunció ayer el pase a retiro de 20 altos oficiales de Prefectura y Gendarmería, mientras hasta anoche continuaba la protesta llevada adelante por integrantes de ambas fuerzas de seguridad, que fueron repudiadas desde amplios sectores sociales, sindicales y políticos, tanto del oficialismo como de la oposición.
Durante la protesta, que tuvo como epicentro las sedes de ambas fuerzas, la ministra Garré anunció "el pase a retiro" de 10 prefectos generales de la Prefectura Naval y de 10 comandantes generales de la Gendarmería Nacional.
A la vez, anunció el nombramiento del comandante general Enrique Zach en reemplazo de Héctor Schenone en Gendarmería, mientras que en Prefectura fue designado el prefecto general Luis Alberto Heiler en reemplazo de Oscar Arce.
"Con lo cual queda normalizada la situación en las dos fuerzas de seguridad", sostuvo Garré en contacto con los medios en el edificio Centinela.
El descontento también se hizo sentir en los gobernadores de las provincias de Entre Ríos, Sergio Urribarri; de Chaco, Jorge Capitanich; de Mendoza, Francisco Pérez; de Jujuy, Eduardo Fellner; de Buenos Aires, Daniel Scioli, y de Tucumán, José Alperovich, quienes se manifestaron en contra de la modalidad del reclamo, mientras que el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, pidió que los efectivos "vuelvan a sus casas e inicien el diálogo".

El interior.
El reclamo salarial iniciado por efectivos de la Prefectura Naval Argentina y al que luego se sumaron miembros de la Gendarmería Nacional se extendió a las reparticiones en distintos puntos del país.
Si bien el reclamo se inició el martes en la Ciudad de Buenos Aires, con un grupo de prefectos, a medida que se profundizaba la protesta se extendió a las provincias de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Chaco, Chubut, Santa Cruz, Tierra del Fuego, Mendoza, Santiago del Estero, Salta, Tucumán y Misiones, entre otras.
En ese contexto, un grupo de aspirantes de Gendarmería Nacional de la ciudad de Jesús María se manifestó contra recortes salariales aplicados a efectivos de la fuerza y en Córdoba Capital, esposas y madres de militares se manifiestan en la zona conocida como "El Tropezón".
"El sueldo no se toca", era la consigna que entonaban los aspirantes de Gendarmería. Mientras tanto, unos 80 efectivos de Prefectura con asiento en la ciudad bonaerense de San Nicolás se sumaron al reclamo frente al edificio de esa fuerza y se mantendría hasta que se les pagara el sueldo "completo".
En tanto, en Rosario, la delegación local de Prefectura trabajaba con absoluta normalidad, aunque sus efectivos expresaron su apoyo a los reclamos que llevan adelante sus pares en Puerto Madero ante los recortes de sueldo.
Por su parte, desde la Jefatura de la región II de Gendarmería de Rosario se señaló que la situación era de normalidad y no había agentes plegados al conflicto que se desencadenó en Buenos Aires, según informó el matutino local La Capital.
La medida es a raíz de los descuentos salariales que sufrieron los prefecturianos y que también los incluiría a ellos en la liquidación de septiembre que percibirían el próximo viernes 5.

Armada.
Por otra parte, un grupo de suboficiales de la Armada se sumó a las protestas iniciadas por efectivos de Prefectura Naval y Gendarmería Nacional, en todos los casos por reclamos salariales.
La manifestación se desarrolló frente a la sede del arma, el Edificio Libertad, sobre la avenida Comodoro Py, y es la única de las fuerzas armadas que se plegó a las protestas.
Según afirmaron los manifestantes, sus sueldos también fueron afectados por la resolución oficiales 1.305/12 desde el 1 de agosto pasado, similar al decreto 1.307/12 que alcanzó a prefectos y gendarmes.
En total, unos 250 suboficiales denunciaron frente a los Tribunales que tuvieron "descuentos importantes" en sus recibos y que, si bien hubo "compensaciones", no en todos los casos alcanzaron para conformar el salario original.
Según señalaron los efectivos en la puerta del Edificio Libertad, en promedio los suboficiales cobran unos 6 mil pesos, pero "entre 40 y 50 es en negro" y hay "una brecha muy grande con los oficiales", por lo que permanecían en asamblea permanente.
"El reclamo ya esta notificado en el Ministerio de Defensa", indicó Carlos Alberto Paz, representante de los suboficiales.
En ese sentido, también reclamaron un piso salarial de 7 mil pesos, en coincidencia con lo que piden las otras fuerzas.
Asimismo, advirtieron que podían sufrir descuentos similares que los miembros de las dos fuerzas de seguridad en conflicto a partir de una resolución que iría en sentido similar.
Crea "una escala de haberes para el personal militar de las Fuerzas Armadas que reconozca una adecuada jerarquización en relación con la capacidad, responsabilidad y dedicación”
El personal de esa fuerza bloqueó las puertas de egreso del Edificio Libertad, con el fin de evitar que no salgan los oficiales de la plana mayor, mientras que también amenazaron con acampar en el lugar. (Télam y NA)

Los nuevos jefes analizan el petitorio
El flamante jefe de Gendarmería Nacional, Enrique Zach, arribó anoche al edificio Guardacostas de Prefectura Naval para participar de las negociaciones que permitan destrabar el conflicto de los suboficiales de ambas fuerzas de seguridad por cuestiones salariales.
Zach llegó a esa sede en Puerto Madero pasadas las 23 en un clima un poco menos tenso. El titular de Gendarmería Nacional se suma así a su par de Prefectura Naval, Luis Alberto Heiler, quien desde las 19.30 dialoga con los suboficiales para lograr un entendimiento y dar por terminada la protesta.
En Gendarmería, Zach no pudo acordar con los gendarmes que protestan, quienes adelantaron que continuarán apostados frente al edificio de la Gendarmería, en el barrio porteño de Retiro.
"Nadie nos ha escuchado y pedimos que nos blanqueen. Estamos cansados de trabajar en negro. Nos tiran obligaciones, pero ¿por qué no empiezan a respetar nuestros derechos?", declaró el delegado Fernando Meza.
Mientras tanto, otra reunión se lleva a cabo en Puerto Madero entre Luis Heiler y los delegados de la Prefectura.
Las reuniones con los nuevos funcionarios se originaron luego de que el Gobierno confirmara el relevamiento de las cúpulas de ambas fuerzas.
El flamante jefe de la Prefectura, Luis Heiler, llegó escoltado por un nutrido grupo de seguridad al edificio de la Prefectura Naval, que se encuentra en el barrio de Puerto Madero.

Petitorio.
Poco antes del encuentro, los manifestantes leyeron un petitorio que agrupaba a los uniformados, donde se reclamó además el pago de un plus por zona de riesgo desde que colaboran en la lucha de la inseguridad en el conurbano, la cobertura por accidentes de
trabajo a través de una ART, la libre elección de una obra social y la garantía de que no habrá sanciones por participar directa o indirectamente de la protesta.
En ese marco, una comisión de cuatro gendarmes y otros cinco delegados de Prefectura tuvieron reuniones con Berni para intentar acordar posiciones, pero los suboficiales advirtieron: "Hasta que el mínimo no sea de siete mil pesos, de acá no se mueve nadie".
En las últimas horas, los integrantes de las fuerzas que se encuentran realizando la protesta aclararon que las medidas están originadas en un reclamo salarial. "Esto no es un golpe de Estado", informaron ante los medios. (DyN y NA)

El Congreso pidió respeto democrático
El Congreso Nacional emitió ayer un mensaje institucional dirigido a los efectivos de Prefectura y Gendarmería, a quienes instó a "adecuar sus acciones a pautas de funcionamiento democrático y subordinación a las autoridades legalmente constituidas".
Mientras subía la temperatura en el conflicto entre las fuerzas de seguridad y el Gobierno, la Cámara de Senadores aprobó una declaración formal en el recinto y los Diputados suscribieron a un documento idéntico, que podrían oficializar en la próxima sesión.
Convocados por el vicepresidente Amado Boudou y el titular de la Cámara baja, Julián Domínguez, los jefes de los principales bloques del Congreso se reunieron en ambos cuerpos para analizar la situación, que mantiene fuera de servicio al personal de seguridad por reclamos de recortes salariales.
"Los diputados nacionales representantes de los diferentes partidos políticos, instamos a los integrantes de las Fuerzas de Seguridad y otras a adecuar sus acciones a pautas de funcionamiento democrático y subordinación a las autoridades legalmente constituidas, en todo de acuerdo con la Constitución Nacional", expresó el texto que surgió del Parlamento.
El documento circuló primero por la Cámara de Diputados, donde los legisladores se reunieron en la Presidencia y acordaron entre todos los detalles de la declaración.
Pusieron la firma Domínguez, el jefe del bloque del FpV, Agustín Rossi, y los opositores Ricardo Gil Lavedra (UCR), Federico Pinedo (PRO), Eduardo Amadeo (Frente Peronista), Carlos Heller (Nuevo Encuentro), Patricia Bullrich (Unión por Todos), Alfonso Prat Gay (Coalición Cívica), Victoria Donda (Libres del Sur) y Juan Carlos Zabalza (Partido Socialista).

Oposición.
Más allá del respaldo que la oposición brindó en ese llamado al orden de las fuerzas de seguridad, reclamó al Gobierno que resuelva el conflicto, sin que se afecten los salarios del personal.
Incluso, los bloques del GEN y Unidad Popular no suscribieron a la declaración, al considerar que "tiende a ilegalizar el reclamo salarial bajo la excusa oficial de que encubre un intento desestabilizador".
Luego, en el Senado se aprobó durante la sesión la misma declaración, pero no contó con el respaldo de los representantes de la UCR y de María Eugenia Estenssoro.
Antes de que el titular de la bancada oficialista Miguel Ángel Pichetto pidiera el tratamiento del documento en el recinto, los senadores se habían reunido en la oficina de Boudou para intentar acordar un texto, pero sin éxito.
Los radicales, que sí avalaron la iniciativa en la Cámara baja, se negaron a acompañarla en el Senado y reclamaron que el jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, y la ministra de Seguridad, Nilda Garré, concurrieran al Congreso para dar explicaciones sobre el conflicto.

Opiniones.
El senador radical Gerardo Morales afirmó que su bloque compartía "la preocupación del Poder Ejecutivo", pero evaluó que el reclamo salarial de las fuerzas se debe a "un error en el decreto, no en la liquidación de los sueldos".
El senador del Peronismo Federal, Adolfo Rodríguez Saá, por su parte, agregó: "Vamos a respaldar todo acto que afecte la vida institucional del país, pero un error que afecte el salario de una persona hay que corregirlo con humildad".
Pichetto, en tanto, recalcó ante los radicales que se trataba del mismo documento que habían aprobado sus correligionarios en Diputados y señaló que "ocurrió un hecho que tiene que ser abordado rápidamente".
"No veo por qué no podemos hacer un enunciado común con la Cámara de Diputados", se quejó antes de la votación, que finalmente fue aprobada por 49 respaldos contra 15 negativas.
Para Pichetto, las fuerzas de seguridad "no pueden hacer un reclamo callejero porque no está dentro de sus normas de funcionamiento".
Domínguez, en declaraciones a la prensa, subrayó a su turno que "quienes tienen la responsabilidad de ejercer la fuerza de seguridad pública no pueden, en ningún caso, hacer abandono de su deber".
"No pueden causar sensación de zozobra en la población. No ayudan a mejorar la calidad institucional las manifestaciones fuera del ámbito constitucional establecido", agregó. (NA)

“Hay serias sospechas"
jefe de Gabinete de Ministros, Juan Manuel Abal Medina, aseguró ayer que existen "serias sospechas" de que, con la incorrecta liquidación de los haberes, los que más ganan dentro de la Prefectura pretendieron "usar a los de más abajo como carne de maniobra" para "mantener el privilegio de cobrar 70, 80, 90 ó 100 mil pesos todos los meses".
En este sentido, garantizó que el gobierno nacional investigará "fuertemente por qué ocurrieron estas anomalías", para lo cual inició "acciones internas" y probablemente también externas "para determinar quiénes han sido los responsables de esto y si fue por problemas administrativos o buscando generar un caos".
Además, fundamentó en este hecho la decisión de que Prefectura y Gendarmería "no se autoliquiden más los salarios" y que, en cambio, sea "el Ministerio de Seguridad, con la asistencia del Ministerio de Economía el que va a liquidar los salarios" del personal de ambas fuerzas de seguridad.
"Vamos a investigar fuertemente por qué ocurrieron estas anomalías. Para eso, estamos iniciando las acciones internas y posiblemente externas para detemrinar quienes han sido los responsables de esto y si fue por problemas administrativos o buscando generar un caos", sostuvo ayer a la mañana el jefe de Gabinete.
Así lo anunció a los medios en su despacho en la Casa de Gobierno, acompañado por los ministros de Seguridad, Nilda Garré, y de Economía, Hernán Lorenzino, y por el secretario de Hacienda, Juan Carlos Pezoa. (Télam)

Gendarmes se manifestaron en G. Acha
Alrededor de 250 gendarmes se concentraron ayer frente al acceso del Destacamento Móvil 4 de Gendarmería Nacional, situado a la vera de la ruta nacional 152, en cercanías de esta ciudad, con la finalidad de reclamar por la no aplicación del decreto 1307.
Aunque el jefe de Gabinete del gobierno nacional, Juan Manuel Abal Medina, confirmó que los agentes de Prefectura y Gendarmería percibirán los mismos haberes que el mes anterior, los gendarmes decidieron proseguir con la protesta, hasta tanto tengan seguridad que realmente es así.
La protesta que comenzó a la mañana, y se extendió hasta ayer a la tarde, contó con la adhesión de más de 400 gendarmes (de diferentes jerarquías y funciones), a los que se sumaron sus familiares directos. Es que el decreto 1307 representa en algunos casos una baja del 60 por ciento del salario. La medida que, según los propios agentes, no significa que estén acuertelados se repetirá durante la jornada de hoy.
Un cronista se constituyó frente al acceso del Destacamento Móvil 4, donde mantuvo una charla con los manifestantes, quienes se encontraban uniformados. Aseguraron que el servicio está garantizado, y que solamente se trata de una protesta pacífica, y de común acuerdo con los superiores.
Informaron que este tipo de protesta se está llevando a cabo en los destacamentos que la fuerza nacional posee en diferentes puntos estratégicos del territorio argentino. "Si bien desconocemos si vamos a cobrar con los descuentos, tal cual sucedió con aquellos agentes de Prefectura, debido a que perciben sus haberes el diez de cada mes, tememos por nosotros y nuestras familias que no podamos cubrir los gastos del mes", señalaron.
Admitieron que están al tanto del anuncio realizado por el Jefe de Gabinete de Nación, y más allá que desde la central adelantaron que los descuentos fueron frenados, "queremos asegurarnos, y hasta tanto no tengamos algo escrito, vamos a seguir con la manifestación".

Reestructuración.
Por otra parte, exigieron una reestructuración salarial, ya que aseguraron que hay agentes que cobran más sueldo que otros de mayor jerarquía; además, prosiguieron, hay sumas que se pagan en negro. "Todo es a consecuencia de este famoso decreto que perjudica a todos por igual, sin discriminar jerarquías. La verdad que lo que ha provocado ha sido desastroso", opinaron.
Cabe señalar que Abal Medina, dijo que los agentes de Prefectura y Gendarmería cobrarían lo mismo que el mes anterior, hasta que se analice el caso de cada uno, y se aplique de manera correcta el decreto 1307, que dispone una estructura de pagos que motivó la protesta frente a los edificios Guardacostas y Centinela.
En la oportunidad de brindar tales declaraciones, el funcionario nacional responsabilizó a las autoridades de Prefectura por la "mala liquidación" de los haberes, y anunció que a partir de ahora esa tarea pasará al ámbito del Ministerio de Economía.
Asimismo afirmó que el Departamento Ejecutivo Nacional "investigará" si se trató de un problema administrativo o se intentó provocar un caos usando a los agentes para que los de mayor jerarquía "mantengan sus privilegios".