"Estamos primeros en las encuestas"

El cónclave encabezado por Morales, quien se encuentra en Buenos Aires con el status de refugiado, y quien se desempeña como jefe de campaña del MAS, comenzó a las 10.00 en el Hotel Bauen, ubicado sobre la Avenida Callao. A puertas cerradas, Morales reunió a dirigentes de los 9 departamentos de Bolivia, con los que el mes que viene definirá el binomio presidencial que competirá en las elecciones en representación del MAS.
Del encuentro de ayer, solamente participó uno de los presidenciables: el ex canciller Diego Pary, uno de los dirigentes del MAS refugiado en Argentina. Según el acuerdo al que la dirigencia del MAS alcanzó con los partidos del actual oficialismo, el partido de izquierda podrá participar de los comicios con candidatos propios pero quedan excluidos el propio Morales y quien fuera su histórico vicepresidente, Álvaro García Linera. "Iniciamos reunión con dirigentes nacionales, departamentales y regionales del MAS-IPSP, acompañados por algunos alcaldes y asambleístas para coordinar y convocar al Ampliado Nacional en enero 2020, donde se definirán los candidatos a Presidente y Vicepresidente de nuestro partido", anunció Morales en su Twitter.

Sin problemas legales.
El ex presidente de Bolivia Evo Morales anunció que el MAS definirá la fórmula presidencial el próximo "19 de enero", y afirmó que el partido "no" tiene "ningún problema legal para participar" de los comicios presidenciales. "El candidato aún no está aprobado pero estamos primeros en todas las encuestas sin tener candidato. La fórmula presidencial se definirá el 19 de enero", enfatizó el ex mandatario. En ese marco, indicó que son tiempos de "fortalecimiento", por lo que el MAS está "unido", y consideró:"Sería un error que la derecha nos proscribiera".

Movilización.
En tanto, el ex presidente boliviano anunció que se está organizando una movilización masiva para el 22 de enero próximo "como cierre de gestión", ya que ese día finaliza legalmente el mandato que obtuvo en las elecciones de 2014. "Si el gobierno argentino lo permite, quiero hacer el 22 de enero una pequeña concentración con las comunidades bolivianas para hacer un informe de gestión de mis 14 años de gobierno", dijo Morales.
Hace dos semanas, el gobierno aclaró que Morales no estaba impedido de emitir declaraciones políticas debido a que aún está en el país tramitando su condición de refugiado. "El refugiado tiene los mismos derechos que un ciudadano argentino, con lo cual tiene libertad de expresión, de declarar, de pensar y decir lo que quiera; nosotros no le vamos a restringir sus libertades", afirmó el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, el 15 de este mes.

Antidemocrático.
En otro orden, Morales se quejó en la rueda de prensa de que sectores del gobierno de facto boliviano impulsen quitar la personería política al MAS. "Es realmente antidemocrático que quieran eliminar nuestra sigla, sería un error que la derecha nos proscriba" porque "no tenemos ningún problema legal", dijo y remarcó: "Hay partidos que han sacado 3% de los votos y siguen siendo legales".
Reiteró que "no hubo fraude" en las elecciones del 20 de octubre pasado, sino que grupos opositores a su gobierno "usaron el tema del fraude para un golpe", y agregó que pidió "al Centro Carter y a otras instituciones formar una comisión de la verdad" para investigar esos comicios.
Morales se mostró optimista acerca de un eventual regreso de su partido al gobierno en las próximas elecciones presidenciales: "Vamos a ganar, en todas las encuestas estamos primeros", sostuvo.
El congreso todavía no tiene sede, pero cobra fuerza la versión de que se organizaría en Salta o en Jujuy, cerca de la frontera con Bolivia, para que Morales pueda estar presente y que al mismo tiempo sea un lugar accesible para los dirigentes que se desplacen desde el país limítrofe.

Camacho organizó el golpe a Evo.
El referente opositor boliviano Luis Fernando Camacho se vanaglorió por su rol activo en el golpe de Estado contra el presidente depuesto Evo Morales. Camacho admitió abiertamente que fue su padre quien presionó a los militares aquel 10 de noviembre para que le quitaran el apoyo a Morales y se sumaran a su estrategia golpista.
Luego de que el presidente derrocado convocara a elecciones, las fuerzas armadas pidieron públicamente la renuncia de Morales para "pacificar Bolivia" y "mantener la estabilidad". Horas antes, Camacho había ingresado a la vieja casa de gobierno de la Plaza Murillo con una bandera, una Biblia y una carta con el pedido de renuncia a Morales.
En un acto junto con sus compañeros cruceños derechistas, Camacho develó: "Fue mi padre, quien cerró con los militares para que no salgan". Rodeado por sus seguidores, contó que lo envió a hablar directamente con las fuerzas de seguridad para consumar el golpe. "Y a coordinar todo fue Fernándo López, actual Ministro de Defensa. Por eso él está de ministro, para cumplirle los compromisos", agregó, confirmando también que en el gabinete de Jeanine Áñez fueron premiados los golpistas.
En la grabación, se observa a Camacho relatando también algunos detalles de los días previos a la caída de Evo Morales. En el video admite también que se hizo un acuerdo similar con la Policía, para evitar ser reprimidos y esa fue la razón por la que el 2 de noviembre se dio el plazo de 48 horas para que Morales firme su renuncia. (Télam / Página12.com)