En Río Colorado recordarán bombardeo de 1955

Dos conscriptos del Ejército murieron alcanzados por las esquirlas y hubo cuantiosos daños en instalaciones del ferrocarril Roca, así como en viviendas particulares.

El episodio, que apenas ocupó algunos pocos centímetros en la prensa de la época y quedó sólo en la memoria popular de los habitantes más antiguos de Río Colorado, será recordado este fin de semana a través de una muestra de fotos y encuentro de vecinos, organizados por la asociación Historia Viva de esa ciudad.

El historiador Diego Zurueta, directivo de la entidad, sostuvo que "son muy pocos los documentos y testimonios que perduraron en el tiempo, y por ello en nuestra pequeña localidad, poco o nada se sabe de todo esto".

"Los hechos se desencadenaron cuando un tren militar, con efectivos leales al gobierno constitucional de Perón, avanzaba desde Neuquén; las bombas de la Marina tenían por objetivo destruir el puente ferroviario sobre el río para cortarles el paso", agregó Zurueta en diálogo con Télam.

Según los relatos que pudo recoger de vecinos memoriosos como Enrique Villalba, padre del actual intendente, "el día sábado 17 de septiembre, cerca de las 19, sobrevoló el primer avión, que luego descargó la primer bomba sobre la costa del río, en cercanías del puente ferroviario".

"El explosivo no destruyó el viaducto, pero fue una advertencia para los vecinos, y la tensión fue en aumento porque el domingo 18, a la mañana temprano, llegó a Río Colorado el primer tren con tropas leales al gobierno constitucional, que se dispersaron por el pueblo alertando a la población civil para que abandonase sus hogares", añadió.

Ese fue el comienzo del éxodo de los aproximadamente 4.000 habitantes de Río Colorado hacia las chacras de las colonias Reig, Juliá y Echarren, buscando protección en las casas de amigos y parientes, donde seguían las dramáticas alternativas del movimiento insurgente a través de las radios, sintonizando emisoras uruguayas.