"Dejó una bomba de tiempo"

El presidente Alberto Fernández fue entrevistado ayer por el periodista Luis Majul para el canal América TV. Durante la entrevista aseguró que su gobierno "frenó un colectivo que iba hacia el precipicio" y ahora debe "administrar el caos", al sintetizar la situación en la que recibió el país, y pidió que "se dejen de macanear" pues "no hay congelamiento" en las jubilaciones.
Reiteró que "no hay congelamiento de los haberes" y aclaró que lo que se hizo es suspender el método de ajuste y reiteró que "en diciembre hubo un aumento y en marzo va a haber otro aumento y además las jubilaciones aumentaron para todos". Sobre las jubilaciones de privilegio apuntó que "hay regímenes especiales, pero que no son de privilegio. De privilegio hay solamente las jubilaciones de los jueces y la de los diplomáticos y ya mandé al Congreso para que se resuelva eso".
Fernández señaló que asumió "en una situación complicada, un poco parecida al 2001, no necesariamente igual, pero algo parecida". "No estamos en condiciones de poder pagar las obligaciones que van cayendo, hay empleo decreciente, tenemos un proceso inflacionario. Lo que no tenemos hoy, gracias a Dios, es el estallido social del 2001", remarcó.

Ley de emergencia.
El mandatario argumentó, respecto a la ley aprobada en el Congreso, que "necesitaba esta emergencia", entre otras cosas porque "Macri suspendió las tarifas para después de las elecciones y nos dejó una bomba de tiempo". Destacó respecto a las tarifas que "vamos a buscar un nuevo régimen tarifario, porque el régimen que instrumentó Macri no le sirvió ni a la gente ni a la industria" y afirmó que "los entes reguladores hoy están en manos de las mismas empresas".
Insistió en que "el nivel de decadencia que tenemos es alarmante" y puso como ejemplo que "mientras estábamos discutiendo esta ley el viernes cayó otro compromiso de deuda que no pudimos cumplir. Tenemos vencimientos y no hay como pagarlo". Indicó que "las facultades que me están dando son para administrar el caos. Trato de evitar de hablar de esto, porque tengo la impresión de que la gente quiere que hablemos del mañana, pero sobre como ejerzo estos poderes tengo el control social".
Además aseguró que se "sentaron las bases para tranquilizar la economía" porque, dijo, "estábamos absolutamente desbordados por alguien que decía que iba a hacer lo mismo pero más rápido", en referencia al ex mandatario Mauricio Macri. Fernández aseveró que "frenamos un colectivo que iba hacia el precipicio", y que asumió con una "situación un poco parecida" a la de 2001 y que solicitó facultades especiales para "administrar el caos".

Retenciones.
Fernández, aseguró que "aprendió" de los errores cometidos con la resolución 125, de 2008, y que segmentó las retenciones para no igualar a los pequeños productores con los grandes exportadores. Además, adelantó que hoy se reunirá con la Mesa de Enlace para avanzar en la discusión sobre las medidas.
En la entrevista con Luis Majul, el jefe de Estado aclaró que la suba del derecho de exportación es, en realidad, una actualización de "lo que Mauricio Macri dejó sin actualizar" y aclaró que no aumentarán más que lo anunciado: "Los 30 puntos los puso Macri, yo no puse nada, y lo único que estoy haciendo es darnos la posibilidad de subir 3%", sostuvo y adelantó que ese porcentaje de aumento se destinaría a un fondo para el desarrollo del sector.
Fernández reconoció que aprendió de los errores cometidos en el pasado: "Yo mismo incluí la segmentación para las retenciones, que son muy importantes porque nos permiten hacernos de dólares para empezar a ordenar la deuda". De este modo, los pequeños productores no serán igualados a las grandes propietarios de la tierra.

Sin dólares.
El mandatario alertó que "la Argentina se quedó sin dólares" porque la gestión anterior tomó deuda y dejó que todas esas divisas se fugaran del país. Por eso, sostuvo que es necesario "que vuelvan a entrar dólares y formen parte de la reserva del Estado. De otro modo es imposible hacer frente a las obligaciones" contraídas por el Gobierno de Cambiemos.
En ese contexto, explicó que la moneda norteamericana "es un bien muy escaso. Como no hay en la Argentina, tiene que estar muy caro" para no perder más, pero no se encarecerá para el que tiene que importar para producir sino para el que viaja o los usa para ahorrar.
El mandatario pidió que también estén en agenda los vencimientos de deuda que dejó el macrismo. "En los últimos años, la Argentina se endeudó de un modo impactante. Tomó mucha deuda que dijo pagar en muy poco tiempo y no hay con qué pagarlo".
Con la necesidad de volver a reactivar la economía, destacó que a las Pymes se les dio un plan para reinsertarse en el sistema y poder pagar sus deudas: "Sin eso, van a la quiebra y si van a la quiebra, la economía se achica y dejan a mucha gente desempleada", aseguró.

"Nadie dice nada".
El presidente Alberto Fernández sostuvo ayer que le "preocupa" la situación de Venezuela como correspondería a cualquier caso de "avasallamiento del Estado de derecho", aunque también llamó la atención sobre los conflictos en Chile y Bolivia y advirtió que "de todo eso se habla menos". "Nos preocupa todo avasallamiento del Estado de derecho", planteó y añadió que "también nos preocupa lo que está pasando en Bolivia y Chile, de todo eso se habla menos, pero también nos preocupa". Al respecto, recordó cuando el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, "puso presa a 800 personas en 2013, después de una manifestación", y lo comparó con el mandatario chileno Sebastián Piñera, quien "metió presas a 2.500 personas" durante los incidentes de los últimos meses y "no pasa nada, nadie dice nada". (NA/Eldestapeweb.com)