Ataque homofóbico contra un joven

Un joven de 21 años denunció haber sido golpeado ferozmente por dos alumnos de un colegio católico que le recriminaron su condición de homosexual durante una fiesta celebrada en una casa del partido bonaerense de San Isidro.
"El Papa es argentino, no puede haber putos argentinos", fue lo que asegura haber escuchado Pedro Robledo por dos alumnos del Colegio Educativo Carmen de Arriola Marín en el momento en el que se encontraba de la mano de su pareja, de 20 años.
"Estaba de la mano con mi novio y se acercó un chico diciéndonos que nos teníamos que separar porque era una casa católica", explicó Robledo, quien señaló que todo comenzó en la noche del domingo cuando la pareja arribó junto a un grupo de amigos, entre los que se encontraba sus dos hermanas, a una vivienda en la que se celebraba una fiesta de bienvenida a jóvenes que regresaban de los Estados Unidos.

Agredido.
"Estábamos caminando por la calle cuando nos paró un chico y dijo que nos teníamos que separar, porque era una casa católica.
Le dijimos que no lo queríamos hacer porque no ofendíamos a nadie", contó el joven en declaraciones al canal C5N.
"Después vino el hermano de este chico y la cosa se puso muy pesada. Nos decían 'putos de mierda, váyanse. Ustedes no pueden procrear, son deformes'. Que no podíamos estar en esa casa porque eran todos católicos. Eran cosas muy pensadas", continuó en el relato.
El joven les dijo que también era católico y que comulgaba, y que no pensaba que ofendía a nadie, momento en el cual recibió un puñetazo.
"Perdí un poco el conocimiento y no sé cuantas personas me agredieron", sostuvo el joven, que dijo que podía identificar por el nombre a uno de los agresores, que también llegaron a golpear a una de sus hermanas y a un amigo.
"Los dos chicos que me pegaron son del colegio Marín, pero no creo que tenga mucho que ver, porque también fui a colegio católico y tenemos amigos en ese colegio", explicó.

Denuncia.
La pareja se presentó a realizar la denuncia de la agresión ante la comisaría quinta de San Isidro. "Lo más feo es que usen el nombre del Papa, que dice que quiere generar un cambio y abrir la Iglesia para todos", concluyó el muchacho.

La madre.
"Se va a hacer Justicia porque estas cosas no pueden pasar. Y el tema de mezclar el catolicismo con la homosexualidad me parece anticatólico. Yo soy católica practicante y a los ojos de Dios somos todos iguales". Con estas palabras, la madre de Pedro Robledo, María José, se refirió a lo sucedido este fin de semana cuando una patota atacó a su hijo por su condición sexual.
"Algún día el mundo les va a pedir perdón a los homosexuales", consideró en diálogo con INFOnews.
Consultada sobre la relevancia que adquirió el tema en la sociedad y en los medios de comunicación a partir de la denuncia pública que formularon, María José expresó: "Me alegra que el tema se haya hecho público para que el próximo agresor piense antes de hacerlo. No me da vergüenza tener un hijo homosexual; me daría vergüenza tener un hijo que discrimina, es corrupto o roba. Tengo diez hijos y les enseñé a todos a amar a los demás. ¨Ama al prójimo como a uno mismo dice Jesús en la Biblia, y hay muchos católicos que aun no lo entendieron".

Queja.
Además, la madre del joven se quejó de la actitud que tuvo la doctora Fabiana Toselli al recibir a su hijo en el Sanatorio de Las Lomas en San Isidro. "Fue un grupo de amigos y una de mis hijas. Ella insistía en preguntar si mi hijo había consumido drogas, cuando no había consumido nada y además no era el tema porque en ese tema estaba inconsciente. Además, les dijo que no tenían que agarrarse de las manos, que tenían que cuidar las formas; algo que me parece ridículo", afirmó. (Télam y NA)