Firmaron preacuerdo

El gobierno de Bolivia y los médicos firmaron ayer un preacuerdo para resolver el paro de 41 días que suspende tres decretos cuestionados por el sindicato, entre ellos el que criminalizaba la mala praxis, y establece un trabajo conjunto para poner en marcha un nuevo sistema de salud.
Tras dos días de conversaciones, primero en Santa Cruz y luego en Cochabamba, el ministro de Gobierno, Carlos Romero, anunció los resultados de la negociación que, según el acuerdo, el sindicato de médicos deberá refrendar mañana para su aprobación definitiva.
El acuerdo de las bases pondría fin a la huelga nacional que se extendió durante 41 días y aparece como el resultado más probable de las asambleas de médicos, ya que el texto acordado recoge la totalidad de las demandas sindicales.
"Hemos tenido momentos de mucha tensión en el debate, pero hemos podido arribar a un preacuerdo", dijo Romero tras las 13 horas de negociación ininterrumpida en una conferencia de prensa conjunta en Cochabamba junto con los representantes del Colegio Médico de Bolivia conducidos por su máximo representante, Aníbal Cruz.
El preacuerdo establece la suspensión de los decretos que creaban la Autoridad de Fiscalización y Control del Sistema Nacional de Salud, para la posterior conformación de una comisión, en consenso, que redactará una normativa de apertura de una instancia nueva de regulación de la seguridad social de corto plazo.
"Con relación a la fiscalización del sector público y privado deberá ser reorganizado, optimizado, evitando la burocratización, fragmentación y duplicidad de entes fiscalizadores entre sub sectores de salud", dijo el funcionario, en la lectura del preacuerdo.
En el caso del artículo 205 del nuevo Código Penal, que prevé sanciones a la mala praxis médica en el fuero penal, se paralizará su aplicación hasta la aprobación de una Ley General de Salud y la creación de un Instituto Nacional de Conciliación y Arbitraje. (Télam)