Expertos descartan fraude electoral

Más de 100 expertos internacionales no ven fraude electoral en Bolivia y criticaron a la OEA.
"Hacemos un llamado a la OEA para que retire sus declaraciones engañosas sobre las elecciones", sostiene parte del pronunciamiento.
Un grupo de más de 100 expertos internacionales en economía y estadística descartó un fraude electoral en las elecciones del 20 de octubre en Bolivia y llamó a la Organización de Estados Americanos (OEA) a retirar sus "declaraciones engañosas" sobre ese tema.
Además hizo un llamado "al Congreso de Estados Unidos (para) que investigue este comportamiento de la OEA y se oponga al golpe militar, a su continuo apoyo por parte del Gobierno de (Donald) Trump, así como a la continua violencia y a las violaciones a los derechos humanos del Gobierno de facto".
El documento lleva las firmas de expertos de entidades como el Economic Policy Institute y diversas universidades de Estados Unidos, Australia, México e India. Se indica que el termino de fraude electoral sirvió como una de las "justificaciones" más utilizadas para consumar el "golpe militar" del 10 de noviembre, apoyado por el gobierno del Presidente de Estados Unidos.
Morales dimitió el 10 de noviembre, acorralado por una fuerte presión cívica alentada por una denuncia de fraude electoral, a la que se sumó un motín policial y la "sugerencia" del alto mando militar de entonces de dimitir.
Un informe preliminar de los observadores de la OEA cuestionó la tendencia en la transmisión rápida de los resultados, lo que agitó la situación ya crítica en Bolivia. El presidente y candidato en ese entonces Evo Morales pidió al mismo organismo realizar una auditoría, que en su informe preliminar da por ganador a Morales pero pide una nueva elección.
Los expertos explican el resultado final de la Transmisión de Resultados Electorales Preliminares (TREP), que dio una ventaja de más de 10% a Morales sobre Carlos Mesa, pese a que antes de un corte en la publicación de datos la brecha era menor y daba paso a una segunda vuelta.
Un informe de los observadores de la OEA, poco después de conocerse los resultados preliminares, hablaba de un cambio drástico en la tendencia de votos y difícil de explicar, "sin aportar pruebas".
"No es inusual que los resultados de unas elecciones tengan un sesgo por ubicación geográfica, lo que significa que los resultados pueden variar dependiendo de cuándo se cuenten los votos de las diferentes áreas", refiere el documento y para respaldarlo pone de ejemplo unas elecciones en Estados Unidos, donde el candidato demócrata John Bel Edwards ganó por 2.6 puntos porcentuales, después "de haber aparecido como perdedor casi toda la noche".
"Hacemos un llamado a la OEA para que retire sus declaraciones engañosas sobre las elecciones, las que han contribuido al conflicto político y han servido como una de las "justificaciones" más utilizadas para consumar el golpe militar", refiere el documento.

Miedo.
El vicepresidente boliviano Álvaro García Linera afirmó que no pueden volver a Bolivia debido a que pueden morir o desaparecer, adelantó que no serán candidatos y reveló que el golpe de Estado "tuvieron que matar a 34 personas para obligarnos a retirarnos". En el programa Habrá consecuencias por El Destape Radio comparó al presidente del Comité Cívico de Santa Cruz, el golpista Luis Fernando Camacho, con Pablo Escobar.
García Linera describió la situación en su país: "Estamos viviendo una estabilización del Estado de excepción" y agregó que "hay 34 muertos, centenares de heridos, persecución, temor a hablar". Además se refirió a la comitiva de argentinos que viajaron a Bolivia para relevar las violaciones a los derechos humanos: "Miren lo que ha pasado con el grupo de argentinos, que son intimidados y son acusados de ser sediciosos que serán observados de cerca".
Sobre los comicios del 20 de octubre y las denuncias afirmó: "Hemos visto el informe de académicos del mundo entero que dice que ganamos la elección. Pero eso no la quieren reconocer el Gobierno de facto". "La información que tiene el mundo, que ganamos las elecciones, no la quieren reconocer los policías, las fuerzas armadas y los medios de comunicación", sostuvo.
En ese sentido, agregó: "La Asamblea Legislativa está debatiendo una ley de restitución de garantías", "la ley de garantías pide cosas básicas, como que se garantice el trabajo de los dirigentes y la ley", "sin la ley de garantías es imposible garantizar elecciones libres y transparentes" y ""¿De qué elecciones libres quieren hablar si cuando anuncias ideas opositoras te acusan de sedicioso, narco o narcoterrorista?". "Si no se aprueba la ley no podemos volver a Bolivia porque hay riesgo de morir o desaparecer", aseveró.
Acerca del rol del golpista Luis Fernando Camacho subrayó: "Era evidente de que quería presentarse a elecciones desde que emergió este líder fascista. Camacho tiene una libreta con una lista negra para ubicar a sus enemigos, como hacía Pablo Escobar". Agregró: "Camacho es la articulación de una derecha dura, que durante estos años no encontró un representante para recuperar el poder democráticamente" y reveló que el golpista "tiene deudas con el Estado y ve el Estado como un lugar para hacer negocios de manera personal". (Eldestapeweb.com / Nodal.am)