Cierra la revista semanal Interviú

El grupo español Zeta anunció el lunes el cierre por motivos económicos de la provocadora revista semanal Interviú, nacida en 1976 con el regreso de la democracia en España y conocida por sus desnudos femeninos y la audacia de sus impactantes reportajes.
El grupo español de medios, que en 2016 alcanzó una cifra de facturación de 178 millones de euros, no publicará más el semanario Interviú ni la revista política Tiempo.
Estas dos publicaciones generaron "importantes pérdidas" en años recientes, producto "del vertiginoso descenso en la difusión y en los ingresos de publicidad que han sufrido de manera intensa y creciente", indicó el comunicado.
El grupo, que también entre otras publicaciones edita el diario deportivo Sport, centrará sus esfuerzos en "la necesaria transformación digital a la que se encamina de forma acelerada el sector de la comunicación".
Interviú, cuyo último número acaba de aparecer en los kioscos, se publicó por primera vez en mayo de 1976, seis meses después de la muerte de Francisco Franco, en un país en plena efervescencia tras 36 años de dictadura.
"Fresca, descarada y trasgresora, abonada al escándalo (...) la revista también ha sabido ejercer de mosca cojonera con el poder al precio de vérselas a menudo con la justicia", indicó el año pasado el diario catalán El Periódico, también propiedad del grupo.
"Siete meses tardó en ser secuestrada: en la Navidad de 1976, un juzgado prohibía su distribución por un reportaje sobre las cuentas de la familia Franco", recordó El Periódico.

Sello personal.
La revista poseía una mezcla explosiva: mostraba sistemáticamente en su portada mujeres semidesnudas, incluso a la duquesa de Alba en topless en Ibiza, y los sucesos más sonados, pero también publicaba investigaciones exclusivas de temas sensibles, como los "bebés robados" durante la dictadura o asuntos políticos y financieros.
En 1981, un reputado periodista de investigación, Xavier Vinader, fue encarcelado tras la publicación en Interviú de reportajes sobre la guerra sucia de grupos de extrema derecha contra el independentismo en el País Vasco.
Sus artículos fueron seguidos por el asesinato por parte de la organización separatista armada ETA de dos personas citadas, y el periodista fue condenado a siete años de prisión por "imprudencia", aunque luego fue indultado. (AFP)