Campaña contra le acoso

La campaña #MeToo se ha hecho famosa en todo el mundo, pero las brasileñas crearon su propio lema para luchar contra el asedio durante el carnaval y se lo tatúan incluso en la piel: "Não é não" (No es no). Una frase simple y clara estampada en pechos, brazos o nalgas con una calcomanía para que los hombres entiendan que no importan los 40 grados, la escasa ropa ni la sobredosis de alcohol: No es no.
Y, pese a que el Carnaval es la fiesta de los excesos, a muchos parece que aún no les queda claro porque las cifras ponen los pelos de punta: una mujer fue agredida cada cuatro minutos en el pasado carnaval de Rio de Janeiro, según la policía.
Por eso, Luka Borges no se cansa de repartir los tatuajes temporales a las chicas que se lo piden. "Hay mucho machismo en Brasil y hacer esto es urgente en carnaval, porque las mujeres estamos más tiempo en la calle y con mucha menos ropa y eso acaba siendo un argumento para el asedio", explica a la AFP esta gestora de proyectos de 28 años.
Luka creó junto a cuatro amigas las calcomanías "Não é não", que empezaron a distribuirse tímida e improvisadamente el año pasado en algunos blocos de Rio después de que una de ellas sufriera el acoso de un joven.
Y, mediante crowdfunding y una extensa red de apoyo, el colectivo produjo 27.000 calcomanías para el carnaval de 2018, que se reparten por ciudades como Salvador, Sao Paulo u Olinda.
No solo en Carnaval las brasileñas enfrentan situaciones complicadas.
Una de cada tres mujeres mayores de 16 años declaró haber sido víctima de violencia física, verbal o psicológica durante un periodo de apenas un año, según un estudio de Datafolha de marzo de 2017. Luka dice que algunos hombres se han acercado al colectivo para confesarles cómo los tatuajes les han hecho pensar. (NA)