Adelantan elecciones

Después del paso al costado del primer ministro islandés, Sigmundur Davío Gunnlaugsson, por el escándalo de los Panamá Papers, el oficialismo negoció ayer mantener la coalición de gobierno y adelantar las elecciones unos seis meses, para la segunda mitad del año.
El nuevo primer ministro interino y número dos del oficialista Partido Progresista, Sigurour Ingi Jóhannsson, se reunió con el ministro de Finanzas, socio minoritario en la coalición de gobierno y el otro funcionario mencionado en los Panamá Papers, Bjarni Benediktsson.
Pese a la presión popular, Benediktsson se niega a renunciar y era de uno de los funcionarios de primer nivel que advertía que el nuevo gobierno debía tomar "medidas drásticas" o pensar en llamar a elecciones.
El anuncio de que la coalición de gobierno continuará fue el final de una jornada marcada por la incertidumbre y un sinfín de rumores provocados por la decisión del primer ministro Gunnlaugsson de alejarse del Ejecutivo por "un tiempo indeterminado" y convertirse en la primera víctima política de los Panamá Papers.
Pese a que Gunnlaugsson conservará su acta de diputado, la cúpula del oficialismo dejó en claro que no volverá a administrar al gobierno, como él mismo había sugerido.
Si el oficialismo no consigue disciplinar a su mayoría legislativa y pierde la votación, el gobierno caería y el presidente del país debería disolver el Parlamento y llamar a elecciones.
Según las últimas encuestas, si los islandeses emitieran su voto ahora el opositor Partido Pirata, que propone una democracia mucho más abierta y transparente, ganaría con un apoyo del 43 por ciento, informó el medio local Iceland Monitor. (Télam)