Riquelme sacó al macrismo de Boca

Jorge Amor Ameal se adelantaba anoche en las elecciones realizadas en Boca Juniors, con un 46 por ciento de los votos, contra el 36 del oficialista Christian Gribaudo y 17 de José Beraldi, escrutada más de la mitad de las 143 mesas, por lo que se descontaba que el oficialismo perdía los comicios a manos de la lista que llevó como motor al máximo ídolo del club, Juan Román Riquelme.

Al cierre de esta edición, ya entrada la madrugada, en la confitería de la Bombonera se concentraban los seguidores de Ameal, quienes esperaban para festejar la presencia de quien consideran el ariete fundamental del triunfo: Riquelme.
Mientras tanto se confirmaba el triunfo de la lista "Identidad Xeneize", allegados a Ameal indicaron que tal como indica el reglamento (en una semana como máximo deben asumir las nuevas autoridades), el nuevo presidente tomaría posesión del cargo el viernes 13 o el lunes 16 de diciembre.
De esa manera, Riquelme, junto a Ameal y Pergolini, pusieron fin a 24 años de gobierno macrista en uno de los clubes más importantes del país, que justamente Mauricio Macri utilizó como trampolín para llegar a la jefatura de la Ciudad de Buenos Aires primero y a la presidencia del país después.
Y ahora, a un día de dejar el gobierno nacional, el macrismo perdía un lugar clave de su estructura de poder como es la presidencia de Macri, que hasta estas elecciones estaba en manos del amigo y socio de Macri, Daniel Angelici.

Record.
Miles de socios (alrededor de 38.400) se acercaron al estadio "Alberto J. Armando" desde muy temprano en una jornada que estuvo signada por fuertes declaraciones de los candidatos, tal como había ocurrido durante la campaña.
El récord de socios votantes se había producido en 2015, cuando el presidente saliente, Daniel Angelici, había logrado la reelección al sumar 26.136 adhesiones. Esa cifra fue ayer superada ampliamente, traccionada principalmente por Riquelme, quien se quejó a lo largo de la jornada por las trabas puestas por el oficialismo.
"Esto es una vergüenza. No puede ser que no puedas venir a votar e irte a comer con tu familia, pero nada sorprende porque son tramposos, esos son tram-po-sos", aseveró Riquelme, enojado porque "en una hora dejaron votar 10 minutos" e "interrumpieron las elecciones tres veces".
El mayor momento de emoción de la jornada se vivió cuando llegó a votar el propio Román, entre muestras de afecto por parte de sus fanáticos, empujones e insultos para el actual presidente.
El ex futbolista emitió su sufragio después de un primer intento fallido por salir del búnker de su agrupación ubicado sobre la calle Irala, en cuya puerta se habían concentrado cientos de socios boquenses para saludarlo y pedirle una foto.
Al momento de depositar el sobre en la urna, los fanáticos estallaron con el cántico: "Riquelme es de Boca, de Boca no se va..." y luego hubo una dedicatoria especial para el actual presidente del club, que no pudo renovar el poder macrista que dominaba desde hace 24 años.